21/02/2017 - 18:15

La gran mayoría de padres se habrán encontrado en algún momento de su vida con la situación de que sus hijos no responden o no siguen las pautas de comportamiento que les dan los adultos. Esto puede ocasionar en muchas ocasiones una situación de angustia para los padres al pensar que eso se puede convertir en un hábito. ¿Cómo evitar la desobediencia infantil?

Es normal que los niños y las niñas pongan a prueba la autoridad de los padres y experimenten diferentes conductas, esto forma parte del proceso de creación de su propia identidad y personalidad. Ahí es donde forma una parte fundamental  el papel de los padres, es importante enseñar a nuestros hijos e hijas lo que pueden y lo que no pueden hacer así como ponerles límites y normas.

Os presento una serie de consejos para no fomentar la desobediencia infantil en nuestros hijos y para combatirlos de una manera efectiva:

Ejercer una disciplina positiva, pero poniendo limites a determinadas conductas. Los niños y las niñas necesitan saber lo que pueden  y lo que no pueden hacer para que tengan claro en todo momento cuales son las conductas y las actitudes adecuadas.

Es importante establecer normas claras, sencillas y que sean consensuadas. Por lo tanto, nuestros hijos e hijas no deben ver las normas como algo impuesto, sino como unas reglas que todos debemos cumplir.

Reforzar el buen comportamiento. En vez de castigar, se debe optar por reforzar todo lo positivo, por lo tanto debemos señalarles lo que hacen bien y decirles los orgullosos y felices que estamos cuando han obedecido o nos han prestado atención.

Es esencial para combatir la desobediencia infantil que prediquemos con el ejemplo. Nuestros hijos e hijas aprenden más de nosotros por medio de la imitación que de las órdenes y consejos que reciben de nosotros, por lo que es importante que nos vean  cumplir también con las normas y controlando la situación.

Los estilos educativos parentales juegan también un papel esencial en la desobediencia infantil. Por ejemplo, los padres con un estilo educativo permisivo que no dicen nunca a su hijo que no, se encontrarán conforme los hijos vayan creciendo con que no saben acatar ningún tipo de norma lo cual puede llevar a serios problemas como una mala adaptación a la sociedad.

Pero si hay algo claro, es que no hay dos niños iguales y por lo tanto, la mejor técnica para solucionar los problemas de conducta o de desobediencia infantil son aquellos que veamos que son realmente efectivos  en cada caso o en cada niño o niña, pero lo importante es actuar antes de que no sea tarde y provoquemos en nuestros hijos conductas no deseadas o no sepan adaptarse correctamente a la sociedad y a las normas que las rigen.