10/01/2017 - 17:48

La dislexia es un trastorno del aprendizaje que se manifiesta con una dificultad para leer y para comprender lo que se lea, por lo tanto es un problema a la hora de procesar las letras y las palabras. Se trata de una dificultad ante el que muchos padres no saben enfrentarse, ¿cómo puedo ayudar a mis hijos? ¿Hay alguna forma de ejercitar dicho problema para poder tratar la dislexia en casa?

Antes que nada, lo primero que debemos hacer es informarnos sobre la dislexia. No debemos caer en el error de pensar que de solucionar dicho problema deben encargarse los profesores en el colegio o los especialistas, ya que con pequeños ejercicios en casa podemos ayudarles a que su situación mejore, pero para ello debemos estar debidamente informados.

Por lo tanto, es esencial coordinarnos con los docentes y profesionales que tratan diariamente con nuestros hijos. Una comunicación constante con ellos es esencial para detectar posibles dificultades y coordinar las estrategias a seguir.

Es importante comenzar a realizar actividades con ellos antes de los 8 ó 9 años, ya que ésta es la mejor época para intervenir y preparar al niño para el aprendizaje de la lectura y además a partir del tercer curso de primaria puede comenzar a ser un problema serio.

La motivación es esencial en los niños que tienen problemas de dislexia, por lo que es importante valorar todos los logros que consigan y no dar tanta importancia a los errores que cometan.

A la hora de explicarles algo, será mucho más fácil si se lo explicamos con ejemplos o con dibujos o esquemas que les ayude a comprender los contenidos, ya que toda información visual posible será beneficiosa para ellos.

Es esencial trabajar la lectura y la comprensión de los textos para tratar la dislexia en casa, para ello es una buena idea tener una hora al día para leer conjuntamente libros que sean de su interés con ellos. Debemos hacer especial hincapié en que se concentren en las palabras y en se tomen el tiempo que necesiten para entender aquello que están leyendo.

Otro ejercicio que podemos practicar para trabajar la dislexia en casa es leer silabas complejas, de tres o cuatro letras, aunque sin duda una de las mejores formas de trabajar es por medio del juego. En el caso de la dislexia, podemos escoger juegos con letras y palabras para que de esta forma el niño pueda repasar y trabajar sin que lo perciba como un castigo o como trabajo extra.

Lo esencial a la hora de trabajar la dislexia en casa es que el niño no se sienta presionado, ya que resulta bastante dificultoso para él realizar un trabajo extra cada vez que hace sus tareas de lectura, por lo que es importante mantenerlos motivados y hacerles saber que la dislexia no es algo que se asocie a la inteligencia, por lo que nuestros hijos son igual de capaces que los demás niños.