08/02/2017 - 13:41

Repetir curso es una medida mucho más común en España de lo que parece. Según la OCDE, en torno el 34% del alumnado repite al menos una vez antes de terminar Secundaria, mientras que la media de la OCDE se encuentra alrededor del 13%, por lo que España se encuentra a la cola del ranking sólo superado por Bélgica, Luxemburgo y Portugal. Pero ¿es esta medida realmente efectiva ante el fracaso escolar?

La repetición de curso se produce cuando por alguna razón no se han alcanzado los objetivos esperados ni se han creado los aprendizajes. Nuestro actual sistema educativo está planteado de manera secuencial por lo que cuando no se han conseguido los objetivos planteados en un curso se plantea la repetición, ya que el siguiente curso requiere el haber adquirido los contenidos del curso anterior.

Según un estudio realizado por profesores de distintas universidades, “los alumnos repetidores muestran ya peores resultados académicos que los no repetidores en la etapa de Primaria, y la brecha entre ambos grupos se incrementa sustancialmente al final de Secundaria“.

Son muchos los detalles que se han de tener en cuenta a la hora de decidir si un niño debe o no repetir, por ejemplo no es lo mismo si nació a finales de año que la diferencia de edad con los que son un año más pequeños no es tan notoria que si nació a principios de año.

El hecho de repetir hace que la mayoría de niños y niñas tengan un concepto de sí mismos más bajo y una actitud menos favorable hacia la escuela, además de esto, pueden presentar problemas relacionados con la socialización y la autoestima así  como sensación de fracaso, problemas de adaptación al grupo y pérdida de amigos entre otros.

Andreas Scheicher, director de Educación de la OCDE y principal impulsor del informe PISA es uno de los especialistas más críticos con la repetición de curso, el cual afirma “que los estudiantes repitan es un fallo del sistema, no de los estudiantes”.

Muchas asociaciones e informen avalan la idea de llevar a cabo otro tipo de medidas que no sea la repetición como medio para acabar con el fracaso escolar y no producir efectos negativos sobre los jóvenes y evitar un rechazo hacia la escuela o problemas de adaptación. Algunas de esas medidas planteadas son por ejemplo fomentar el desarrollo de adaptaciones curriculares que se prolonguen a lo largo de Primaria y Secundaria.

Otro de los grandes problemas de la educación actual es el sistema de evaluación, hasta el momento se ha centrado únicamente en evaluar los conocimientos por medio de exámenes, por lo que otra de las medidas que se plantea para acabar con el fracaso escolar sin necesidad de repetir curso es el de llevar a cabo una evaluación continua y que la evaluación no sea para establecer rankings entre el alumnado ni entre los centros, centrando así la atención en el aprendizaje efectivo del alumnado y en la adquisición de conocimientos y competencias y no únicamente en una evaluación numérica.

La medida de repetir sin medidas adicionales de refuerzo no tienen sentido porque de esta forma sólo se sitúa al alumnado con fracaso en un entorno académico prácticamente idéntico al del curso anterior en el que fracasó, por lo que es importante establecer medidas efectivas que acabe con el fracaso escolar.

Y tú, ¿estás de acuerdo o en desacuerdo con la medida de repetir curso ?