Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Características y causas del síndrome de Asperger

Mónica Aguilera

Publicado el 13/11/2020 13:11

El síndrome de Asperger, es un trastorno del neurodesarrollo que se engloba dentro de los trastornos del espectro autista (TEA). Por lo general, las personas con Asperger, no presentan ningún déficit intelectual, pero sí dificultades para relacionarse con los demás, comprender las emociones o incluso manifestar las suyas propias. En los casos más graves, esto acarrea no saber interpretar una sonrisa y, en los de menor gravedad, a no entender una ironía. Normalmente, para estas personas no hay dobles sentidos ni segundas intenciones. Asimismo, manifiestan intereses limitados, rutinas repetitivas, peculiaridades en el lenguaje, dificultades con la comunicación no verbal o movimientos torpes y no coordinados.

En el síndrome de Asperger, interactúan causas genéticas y ambientales para dar lugar a un extraño funcionamiento del sistema nervioso central. No se conoce de manera exacta cuál es el problema, y muchas causas diferentes pueden dar lugar a la aparición de comportamientos autistas, pero cada vez más se dice que hay dificultades en el desarrollo y funcionamiento de las conexiones entre neuronas que originan un procesamiento de la información cualitativamente distinto. La maduración y conformación del cerebro parecen alteradas, se ocasionan de forma irregular y a destiempo a veces, con un inicio de los problemas posiblemente ya en el primer-segundo trimestre de la vida intrauterina.

Todos los trastornos del espectro autista, por sus propias características definitorias, conllevan un factor de alto riesgo en la exclusión social de las personas que lo tienen. El poco conocimiento acumulado por la sociedad en general y de los organismos competentes en la definición de las políticas sociales en relación a los TEA ha afianzado las barreras y prejuicios fijados, que restringen la autonomía y la participación de las personas con TEA en la sociedad. Teniendo en consideración que afectan de manera primordial a la esencia social de la persona, y que por esta razón entrañan un reto especial a la hora de participar activamente en la sociedad, es una obligación de los ciudadanos reconocer que las personas con síndrome de Asperger y otros TEA pueden, y deben, ejercer y defender sus derechos de manera activa, facilitándoles para ello los mecanismos, recursos y apoyos precisos que ayuden a su acceso y participación social así como el fomento eficaz de su autodeterminación como ciudadanos/as de pleno derecho.

Actualmente, no existe tratamiento para este trastorno. Sin embargo, con apoyos educativos y sociales adecuados, quienes lo presentan pueden alcanzar total autonomía y una buena calidad de vida.

1
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!