Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

La educación no reglada: una puerta a la esperanza

CRISTINA RAMOS

Publicado el 11/04/2019 23:04

Son buenos tiempos para la educación. A pesar del cambio constante de leyes educativas que no dan estabilidad a estudiantes y docentes, a pesar del descontento de todos los sectores con el sistema educativo, a pesar de que nos regimos por el mismo método de enseñanza que hace treinta años, que provoca que los niños y niñas vivan un desfase entre la vida en la sociedad marcada por la inmediatez, el juego y el dinamismo y la vida en la escuela, tan inflexible y limitada.

Todo tiene su doble cara, hasta lo malo. Quizá es esta situación la que ha provocado un punto de inflexión en todos aquellos docentes que se apasionan por su trabajo, y han decidido poner en marcha la creatividad para adaptar el sistema de enseñanza al alumnado.

Las nuevas ideas y metodologías relacionadas con la educación son un tema en auge, un campo que aunque está floreciendo a un ritmo frenético, aun está por descubrir y explorar: hay un sinfín de posibilidades.

Hablamos de trabajo cooperativo, de TICS, de gamificación, de emociones... Queremos absorberlo todo, asimilarlo y aplicarlo en el aula porque todo nos parece útil. Y entonces llega la desilución: son demasiados estudiantes y poco profesorado, no tenemos tecnología para todos, cada niño o niña funciona a ritmo distinto, hay que acabar el temario y rellenar el papeleo. Realmente aplicar las nuevas corrientes en un aula ordinaria, se hace una tarea frustrante y no da el fruto esperado.

Sin embargo se hace posible poner en marcha todas estas nuevas ideas en otro espacio: el de la educación no reglada o educación complementaria. En concreto hablo de la enseñanza de refuerzo: las clases particulares, o más bien, las academias.

En líneas generales las academias de refuerzo educativo son una herramienta utilizada para la consecución de los objetivos marcados en la educación reglada. Se pretende lograr a corto plazo el objetivo de que el niño o la niña supere todas las asignaturas, cuando las academias son una oportunidad de trabajar con el alumnado todas las vertientes que en el ámbito de la escuela, no es posible debido a múltiples factores.

Imaginemos un proyecto nuevo. Un concepto de academia no convencional, donde el aprendizaje pasa de ser una obligación a ser integrado como un aspecto esencial y natural en la experiencia del estudiante. Hay aprendizajes que aunque requieren esfuerzo y dedicación, no suponen para los que aprenden una pesada carga, sino una oportunidad de crecer. Ese concepto es el centro de nuestro proyecto.

Necesitaremos para ello un espacio diáfano donde se fomentan las relaciones personales, donde niños y niñas de distintas edades puedan interrelacionarse aportándose unos a otros lo mejor de sí mismos en lugar de estar encasillados en aulas distintas donde no tienen oportunidad de relacionarse.

De esta manera se forjan lazos afectivos con los compañeros y compañeras y los docentes, cada uno encauzándose de manera distinta. Hacia el docente la relación afectiva se basaría en el respeto, la admiración y la seguridad. El alumnado ve al profesor o profesora como un guía que le protege y le marca el camino, que entiende sus equivocaciones pero a la vez le exige un esfuerzo. Algo así como sucede en Star Wars entre maestro y aprendiz.

Por otro lado las relaciones con los compañeros y compañeras son un manantial de posibilidades que si se canalizan de manera correcta, ayudan infinitamente al proceso educativo.

Al reunir estudiantes de distintas edades, da lugar a que los mayores sean un ejemplo y adquieran algunas responsabilidades (dentro de su edad) con los más pequeños, como el mantener un comportamiento adecuado o explicarles algo si no lo comprenden.

De la misma manera, en una clase ordinaria tenemos presente las relaciones entre estudiantes de la misma edad. Estas relaciones son imprescindibles para el crecimiento del alumno o la alumna, no el académico, sino el personal y emocional. En este proyecto, al tener un grupo reducido de alumnos y alumnas, crearíamos un ambiente distendido en el aula donde teniendo como base el trabajo constante y el esfuerzo, sería posible la interacción constante de unos con otros.

Esto se puede conseguir con dos de los pilares de nuestro proyecto educativo que van a ir unidos: el trabajo cooperativo y la gamificación.

Cooperar y competir son las dos caras de la misma moneda. Si ponemos como ejemplo un deporte, podemos afirmar que el deportista crece y mejora cooperando con sus compañeros y compitiendo contra sus rivales. En el ámbito educativo funciona de la misma manera.

Una herramienta que funciona muy bien es la creación de un objetivo común al que todos tienen que llegar mediante el juego en equipo, pero teniendo también recompensas personales en función de aquello que aportan al grupo.

Podemos hacerlo de múltiples maneras, poniéndoles la tarea de que creen un juego relacionado con la materia que deben asimilar al que posteriormente jueguen entre ellos, sería una de ellas. En torno a este sistema de gamificación ya existen muchas herramientas como kahoot, class dojo o celebriti, que transforman la enseñanza convirtiéndola en un proyecto donde el objetivo es superarse a sí mismo y mejorar.

Es cierto que este sistema ya se está utilizando en aulas ordinarias, pero en lugares reducidos como en nuestro proyecto, es posible personalizar estas tareas sacando lo mejor de cada persona para que puedan así compartirlo con los demás, transformando la competición en cooperación.

Asimismo y a través de esta personalización, planteamos el universo de las inteligencias múltiples. Se dice que si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil. No se trata de que el alumno o la alumna con facilidad para dibujar se centre tan solo en la asignatura de plástica; se trata de enseñarle a aplicar esa habilidad para superar sus dificultades. Es enseñarles a identificar su punto fuerte y utilizarlo en todos los ámbitos de la vida: también se puede aprender historia o matemáticas dibujando. Solo hay que enseñarles cómo hacerlo.

No podemos llevar a todos los estudiantes por el mismo camino a la misma velocidad. Cada uno tiene su propio ritmo que debe respetarse, teniendo siempre como base la cultura de la superación y el esfuerzo. La motivación por aprender es algo esencial que debe formar parte del alumno durante toda la vida.

Por último, incluimos como parte fundamental de nuestro proyecto el aprendizaje basado en el movimiento, conscientes de que el movimiento es una cualidad que tiene cada niño o niña para darle vida a sus órganos, por ello el aula no necesita de muchas cosas para que el espacio proporcione movimiento.

Con ello descubrimos que las actividades basadas en el movimiento proporcionan estabilidad, activación muscular y coordinación mano-ojos y cerebro, fundamentales para el éxito académico. También nos damos cuenta que con el juego ayuda al alumno o alumna a completar su mapa de movimiento para llegar a ese equilibrio cognitivo, físico y emocional y para que su capacidad de retener y recordar sea cada vez más fácil y fluida. Así su cerebro segrega cada vez más serotonina y su motivación y felicidad va en aumento, consiguiendo su éxito personal y académico.

Definitivamente, tenemos ante nosotros un panorama educativo como nunca hemos tenido, repleto de posibilidades, de herramientas que nos abren campos aun no explorados. Y tenemos también un sistema educativo que avanza mucho más despacio que la sociedad y los propios niños, que nos limita a la hora de aplicar todo esto.

Hoy presento este proyecto que pretende ser una puerta a la esperanza en la educación ante tanto fracaso escolar, ante la desesperanza de aquellos que buscan algo mejor.

Quizá la educación no reglada, las academias de refuerzo, la formación complementaria, sean la  vía para que los niños de hoy se desarrollen plenamente como personas, se sientan valorados por lo que son y lo que valen, para que interioricen que aprender es una aventura apasionante al alcance de todos que nunca tiene fin.

4
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!