Educación y nuevas tecnologías ¿en concordancia con las exigencias de la sociedad actual?

Mirian Flores Pérez

Publicado el 06/12/2017 12:12

Resumen

La educación actual no avanza al mismo ritmo que la sociedad en la que nos movemos, sin embargo, desde los centros educativos, lugar en el que nos preparan desde temprana edad, se hace todo lo posible para enfrentarnos a la sociedad. Aún así, queda demostrado que hace falta un cambio, pues ni los docentes tienen la suficiente formación en la utilización de las nuevas tecnologías, ni la sociedad es consciente de que las nuevas tecnologías pueden ser tan favorables como nocivas.

 

Palabras claves: Nuevas tecnologías, sociedad del conocimiento, educación, docentes, centros educativos.

 

Introducción

Actualmente, ¿Se utilizan las nuevas tecnologías en los centros educativos? ¿Están los docentes formados para la inclusión de las nuevas tecnologías en el aula? Nos encontramos inmersos en la Sociedad de la Comunicación y la Información siendo las nuevas tecnologías claves en el desarrollo de los futuros arquitectos, maestros, psicólogos, periodistas, ect… Por ello en la educación es necesaria la inclusión de las nuevas tecnologías.

Libedinsky et al. (2.000). “Las instituciones educativas enfrentan el desafío no sólo de incorporar las nuevas tecnologías de la información como contenidos de la enseñanza, sino también reconocer y partir de las concepciones que los niños y los adolescentes tienen sobre estas tecnologías para diseñar, desarrollar y evaluar prácticas pedagógicas que promuevan el desarrollo de una disposición reflexiva sobre los conocimientos y los usos tecnológicos”. De todos es sabido que en la actualidad los niños no han aprendido a leer cuando ya tienen en sus manos algún dispositivo electrónico, pero ¿Saben utilizarlos de forma adecuada? ¿Sacan todo el provecho que las nuevas tecnologías nos proporcionan? Estas preguntas pueden ser planteadas por los maestros para tener una idea para iniciar la educación en los niños en la inclusión de las nuevas tecnologías en el aula, facilitando esta ardua tarea. Ahora bien, si hacemos esas preguntas a los maestros ¿tendríamos una respuesta positiva por parte de éstos? En los centros educativos se han incorporado las pantallas digitales, un medio tecnológico que ofrece gran posibilidad de interactuar con los alumnos al mismo tiempo que utilizamos las nuevas tecnologías como plataformas virtuales, juegos, bases de datos, etc…

No obstante, parece una tarea sencilla, pero esta labor tiene que ir en concordancia con los objetivos que la educación tiene que cumplir, como nos dice Mª Esther del Moral Pérez: “Los objetivos pedagógicos se orientan al desarrollo de las habilidades verbales, y la expresión escrita; de la habilidad lógica y matemática; de la expresión artística; y de la capacidad de comprender y transforma el mundo”. (Mª Esther del Moral, 1999).

Los docentes en la actualidad no poseen una formación adecuada para cumplir con los objetivos y sacar el máximo provecho de las nuevas tecnologías de las que disponen, pues no todas las herramientas de las que se disponen con las nuevas tecnologías dan respuesta a todos los objetivos, es necesaria una clasificación de éstas y el conocimiento necesario de las mismas para sacer el máximo provecho; aspecto del que carecen la mayoría de los docentes actuales, pues no han sido formado para tal fin. Por ello nos planteamos si realmente la educación actual forma a sus alumnos para el desarrollo que la sociedad actual exige; la educación a través de las nuevas tecnologías va como las tortugas mientras que la sociedad avanza como una gacela.

En un futuro los alumnos si tendrán una formación adecuada para dar respuesta a las nuevas tecnologías actuales, pero ¿cuántos años pasarán? Con esa comparación ¿seguirá existiendo esa brecha temporal?

El objetivo general de la educación es preparar a las personas para la vida dotándolos de conocimientos suficientes para su desarrollo como comenta Mª Esther del Moral: “Las TIC son unas herramientas pedagógicas que nadie explica cómo usar en las aulas y cuya articulación con el sistema educativo tampoco es explicada, por lo que las instituciones educativas mismas deben documentarse. En esta época de reformas educativas, la carencia de información permite la creación de mitos que ciegan a la gente sobre las maneras de aprovechar efectivamente la tecnología, y si no estamos prevenidos, estos defectos pueden ser peligrosos”. (Mª Esther del Moral, 1999).

Como hemos mencionado anteriormente, los docentes actuales no tienen la formación adecuada para impartir la enseñanza a través de las nuevas tecnologías, pero ¿Cuál es la causa? La respuesta es muy sencilla, no se tiene la suficiente información, aparecen casi a diario nuevos dispositivos, herramientas y recursos tecnológicos pero nadie nos explica su uso, son los mismos usuarios los que se informan y aprenden de forma autónoma su utilización, valiéndose de lo más sencillo sin llegar a profundizar por falta de tiempo y conocimientos perdiendo por tanto una parte importante que podría ser la solución para la enseñanza a través de las nuevas tecnologías y esa brecha temporal entre la educación y la sociedad actual.

En conclusión, los niños y adolescentes se defienden con el manejo de las nuevas tecnologías, pero cuando tienen que elaborar un proyecto, trabajo, buscar información se abre un mundo totalmente desconocido para ellos, enfrentándose a esta labor de forma ineficaz, por lo que las nuevas tecnologías no están siendo aprovechadas al máximo y lo que es más importante la enseñanza educativa a través de las tecnologías no es correcta, y peor aún, esta enseñanza comienza en el hogar, dejamos a nuestros hijos en las manos aparatos que pueden ser tan beneficiosos como perjudiciales, estando tan inmersos en una sociedad tan avanzada como desinformada. Pensamos que nuestros hijos son felices con los mejores dispositivos electrónicos y que además tienen mucha suerte que desde pequeños comiencen a utilizar dichas tecnologías, podríamos plantearnos el siguiente interrogante: ¿Ha cambiado o cambiará el refrán “Mi hijo a nacido con un pan debajo del brazo” por “Mi hijo ha nacido con un dispositivo electrónico debajo del brazo”?…

 

Bibliografía

 

Autora: Mirian Flores Pérez.

0
¿Te ha pareceido interesante? ¡Vota este artículo!