Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

La familia como agente de socialización

Maria Jose Sanchez Ros

Publicado el 09/08/2018 19:08

La familia es el agente educativo más importante en la educación de los niños. Por ello, una de las funciones tutoriales es la de coordinarse con las familias y orientarlas en su labor educativa. La familia realiza un papel protagonista en el desarrollo de los niños ya que dentro de ella se realizan los aprendizajes básicos necesarios para el desenvolvimiento autónomo dentro de la sociedad: valores, lenguaje, control de la impulsividad, entre otros.

La familia va moldeando las características psicológicas del individuo durante el tiempo que permanece bajo su custodia. Sin embargo, no tiene un poder absoluto e indefinido sobre el niño puesto que:

- Ciertas características pueden estar al menos parcialmente definidas cuando el niño nace.

- Otros contextos socializadores (escuela y compañeros) influyen sobre el niño de forma paralela a la acción de los padres.

- La familia se encuentra bajo la influencia de factores que se condicionan y determinan su funcionamiento.

Una de las formas básicas y esenciales de la educación familiar es el inicio de la socialización. La socialización es un largo y complejo proceso que sufre todo individuo en cualquier sociedad y tiempo, por el cual aprende una cultura concreta para convertirse en un miembro de una determinada sociedad, y adquiera una personalidad que le permite vivir dentro de su medio social

La familia es fundamental en el proceso de socialización. La relación interpersonal del niño, comienza en el círculo familiar, y las primeras experiencias que allí tenga van a influir en los modelos de conducta que adquiere y en el tipo de ajuste que logre. Estos primeros contactos con los padres y con los hermanos, determinará hasta qué punto va a ser en el futuro una persona adaptada consigo misma y con el medio que le rodea.

El niño va a aprender de los padres: pautas emocionales, valores, formas de conducta, modos de enfrentarse a situaciones nuevas y problemáticas, etc. Del contacto con los hermanos, va a adquirir experiencias de lo que es rivalidad, competencia, lucha por los objetivos deseados. También la generosidad, la cooperación y la ayuda mutua. Si la familia está integrada, además, por otras personas el niño va a tener posibilidades de que sus contactos sociales se amplíen.

Para concluir, podemos decir que la familia es un contexto de socialización especialmente relevante para el niño, puesto que durante muchos años es el único y/o principal en el que crece y, además, actúa como llave o filtro que selecciona la apertura del individuo a otros contextos.

0
¿Te ha parecido interesante? ¡Vota este artículo!