Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

La imagen de la familia en la televisión

SOFÍA RAMOS

Publicado el 13/05/2018 21:05

Palabras clave: Familia, Televisión, Valores, Educación familiar.

En la educación influyen diferentes agentes socializadores que ayudan al desarrollo de la misma, por tanto, la educación debe ser la suma de diferentes instituciones (medios sociales, políticos, familia y escuela). Estos agentes deben trabajar juntos en una educación que medie entre el antes y el ahora. Por ello, cabe mencionar el papel de la televisión como medio destacable en este artículo.
La educación es la clave que fomenta todos los valores y por los cuales una sociedad se forma en la libertad, igualdad y en el saber.
Los valores son los que enriquecen a la familia haciéndola más sólida, así los miembros terminan reflejando dichos valores en todas las facetas de sus vidas.
Como agente socializador más importante, nos centraremos en la familia.
Así pues, ¿qué es la familia? O ¿qué entendemos por familia? y ¿cómo ha evolucionado la familia a lo largo de los años?
Según Flaquer (citado por Gallego Henao, 2012, p.330) la familia es “un grupo humano cuya razón de ser es la procreación, la crianza y la socialización de los hijos”.
Parsons (citado por Ruíz, 2010) afirma que: “La familia es la columna vertebral de la sociedad”.
La familia hoy día abarca diversas formas, familias formadas por un padre y una madre, familia de homosexuales, unidad familiar compuesta solo por un padre o una madre...
Ahora bien, ¿cómo ha evolucionado la familia desde los años 90 hasta nuestros días?
Hoy día el concepto de familia ha evolucionado mucho desde la Revolución Industrial, con la incorporación de la mujer al mundo laboral, donde esta ha empezado a desempeñar un importante papel dentro de la familia. Las mujeres tienen menos hijos y a edades más avanzadas. Con esta nueva situación, los roles familiares evolucionan, antes la autoridad y el sustento de la familia recaía en el padre, pero desde este momento se debilita dicho papel de autoridad, cayendo el cuidado y protección de los hijos en otros miembros familiares o cuidadores/as o incluso centros de infancia.
Otro aspecto significativo en la evolución de la familia es el divorcio, legalizado en España en 1932.
El divorcio ha dado lugar a nuevas formas familiares, ya que un matrimonio podía así disolverse y formar una nueva familia en la cual se pueden tener más hijos fruto del matrimonio nuevo haciéndose así la unidad familiar más numerosa. Así un niño en esta circunstancia llega a tener en algunos casos, un padre, una madre, un “padrastro” y una “madrastra”.
La familia es el núcleo que lleva a cabo la socialización primaria, donde los niños/as aprenden distintas aptitudes que le van a ayudar a formarse como persona. Esta socialización la llevan a cabo los padres, pero no solo ellos sino también otros miembros familiares como los abuelos, ellos junto con los padres que son los que les enseñan determinadas normas de conducta y posteriormente una vez que inician la etapa escolar los padres comparten la educación con los educadores. Los amigos también ejercen una influencia importante, (socialización secundaria).
Otro de los agentes socializadores a destacar junto con la familia, es la escuela, el segundo agente que ocupa la mayor parte del tiempo de los niños.
En un principio, en el S.XX se hablaba de la familia y la escuela como conceptos separados, cada uno tenía un objetivo diferente, uno educar y otro enseñar, pero con el paso del tiempo, en nuestros días llegamos a la conclusión de que familia y escuela deben tener tareas compartidas.
Los educadores deben ser conscientes de la influencia de los modelos familiares en la educación actual a través de los medios de comunicación. Deben formarse en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, salir del método tradicional y enseñarles a los alumnos al igual que las propias familias, a ser críticos frente a los mensajes que llegan de estos medios.
Los medios de comunicación juegan un papel importante en nuestro día a día dentro de nuestros hogares. Así mismo, cabe destacar un importante instrumento de mediación social de comunicación como es el papel de la televisión como medio más utilizado en nuestras casas, cuyos mensajes son la distracción, entretenimiento y publicidad más que información. Es necesario un uso correcto de este medio de comunicación, porque esta, refleja realidades y conocimientos para los que el niño en ocasiones no está preparado. Los padres deben ver la tele con sus hijos para que se produzca así ese intercambio de información que ayudará a los más jóvenes a entender mejor la realidad.
De ahí que Ferrés (citado por Fernández, 2011, p.48) nos resalte que: La familia resulta fundamental para educar a sus miembros como telespectadores, creando un contexto que lo garantice.
Como india Cebrián de la Serna (citado por Bermejo & Cabero, 1998):
... los padres pueden aumentar los criterios de credibilidad sobre las conductas, eventos y personas que aparecen en la TV. Pueden también, analizar qué probabilidad tienen de que ocurran estos fenómenos en la realidad; discutir y contrastar estas situaciones televisivas desiguales y mal representadas de la vida... Ayudar, en suma, a ver estos eventos positivamente diferenciando la realidad y la ficción.
Deben saber los programas que estos ven en la televisión, así como el tiempo que dedican a este medio porque la televisión, al igual que la familia y la escuela, influye en la educación de los niños ofreciéndoles distintas formas de vida familiar.
A continuación, pueden apreciar algunos de los cambios familiares que nos podemos encontrar en las series en los 90 y la actualidad.

Una de las diferencias entre el pasado y la actualidad es que antes las familias eran más numerosas y vivían en muchos casos, dentro de la misma casa, los abuelos, formando así familias extensas, hoy día esas situaciones no pasan, los abuelos pasan a un segundo plano en las familias actuales.
Hoy día destacan muchos tipos de familias, La típica familia nuclear, familias reconstituidas, monoparental, homosexual, tradicional…todo lo contrario de los años 90 hacía atrás, donde las familias que destacaban eran la tradicional y la extensa en la mayoría de los casos y no porque no existieran el resto de familias anteriormente mencionadas, sino porque una familia homosexual o monoparental, no se correspondía con la “familia ideal” que se pretendía formar en esos tiempos.
Los modelos de autoridad han evolucionado muchísimo en la actualidad y así se puede ver reflejado en las series de televisión. En los años 90, el modelo de autoridad es el cabeza de familia, el padre, que además es el que sustenta la casa y la madre es la que pasa el mayor tiempo en casa con el cuidado y educación de los hijos, estos son los típicos modelos tradicionales. Los progenitores marcan perfectamente la autoridad con respecto a los hijos, creando esa línea que da lugar al respeto y obediencia por parte de los hijos.  En las series de actualidad hay un cambio en cuanto a este tipo de modelos se refiere, dicha autoridad pasa a la mujer que es la que marca las pautas y las normas dentro de la unidad familiar. Salvo alguna excepción.
En las series de los 90 se ven bien reflejados y separados los papeles de padres e hijos, cada uno sabe el papel que desempeña dentro de la familia, en la actualidad muchos hijos en ocasiones hacen de padres, por la falta de irresponsabilidad, seguridad o de eficiencia por parte de estos.
Así, vemos como los niños que se crían en ambientes más favorables son más felices y no se enfrentan a situaciones que no les toca vivir en esas etapas de la vida.
Otro tema destacable en las series es la homosexualidad. Podemos ver como en las series de hoy día ya no hay tanto rechazo a la homosexualidad como antiguamente, aunque todavía queda mucho camino por recorrer, pues en pleno siglo XXI existen personas que no aceptan este tipo de personas y mucho menos este tipo de familias.
En términos generales se ve más aceptada la familia homosexual, se tiene una mente más abierta y se es consciente de que lo importante no es pertenecer a una familia homosexual, heterosexual, extensa…sino que lo verdaderamente importante es que las personas deben ser felices y que de una manera o de otra se cumplen las funciones de la familia.
Se puede ver como la televisión ayuda a sensibilizarnos, enseñándonos a aceptar la diversidad de diferentes tipos de familias y situaciones contribuyendo así a mejorar la sociedad.
En el transcurso del tiempo se pasa de la típica familia extensa o tradicional, donde las familias eran más numerosas, a las familias nucleares, monoparentales, homosexuales….    
Teniendo en cuenta el papel de los medios de comunicación, la televisión ejerce un gran impacto para los hijos y para la familia. Todo depende del uso que hagamos de este medio de comunicación para que el impacto sea más positivo o negativo. Así en el caso de que tanto padres como hijos, hagan un mal uso de este medio de comunicación, se comprueba que se debilitan los valores de la familia porque la televisión crea adicción, pérdida de tiempo, pasividad y provoca carencia de comunicación dentro de la misma.

 

 

28
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!