La escuela de Summerhill

Maria Pilar Garrido

Publicado el 07/10/2014 17:10

Posiblemente alguna vez hayamos escuchado el nombre de Summerhill. Ésta, es una escuela fundada por Alexander Sutherland Neill en 1921. Esta escuela fue una de las pioneras en cuanto al movimiento de las escuelas democráticas. ¿Cuáles eran sus ideales y sus principios?

Uno de los conceptos más característicos de Neill es el de autorregulación, es decir, a la autodeterminación del niño como individuo. Este proceso, afirma Neill, se debe empezar en el nacimiento, pero usualmente es frustrado con una educación represiva, basada en normas que poco a poco van convirtiendo al niño en una persona llena de miedos y tensiones.

El principal objetivo de esta escuela era la de que el niño desarrolle sus capacidades psíquicas y físicas con lo que podrá disfrutar más de la vida y por lo tanto lograr el máximo: la felicidad. Esta escuela no era considerada como tal, sino como una forma de vivir, pretendía crear en los niños un pensamiento que pudiera repercutir en ellos toda su vida.

En esta escuela no era obligatoria la asistencia a clase del alumno. Era el alumnado el que podía elegir si asistía a clase o no siempre y cuando estén localizados, ya que son ellos los responsables de elegir su futuro y no sus padres.

La actividad más importante que se llevaba a cabo en esta escuela era la Asamblea General, que tiene el poder de dictar leyes y hacerlas cumplir mediante un tribunal. Todos, tanto los más mayores como los más pequeños tiene el mismo derecho a votar y su opinión cuenta lo mismo. Las cuestiones que se discuten son las relacionadas con actividades sociales, con las relaciones entre el alumnado, con las relaciones entre el alumnado  los profesores y con las relaciones entre los propios profesores.

En esta escuela se ofrecían clases y talleres de todo tipo, pero el niño es responsable de su educación y de hasta dónde quiere llegar con su formación. Neill piensa que nos encontramos en una sociedad enferma que reproduce sus propios miedos y su violencia, por lo que esa escuela ha de servir como terapia para curar los problemas de los niños y tal vez, de toda la sociedad.

Summerhill ha tenido muchas críticas a lo largo de su historia debido a la libertad que facilitaba al alumnado. Muchas personas consideran que esa libertad era excesiva, ya que a cierta edad, los niños no deberían tener cierto tipo de libertades y debería tener algún límite para saber acatar las normas que rigen la sociedad.

Pero además de esta pequeña crítica, la escuela de Summerhill ha tenido y tiene sus grandes pros, sobre todo cuando nos centramos en el alumnado, ya que su metodología facilitaba la organización tanto personal como grupal.

Además, este tipo de enseñanza fomenta la singularidad y la creatividad, cuyo fin principal es el de crear a personas felices y satisfechas con sus decisiones y con lo que hacen.

0
¿Te ha pareceido interesante? ¡Vota este artículo!