Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Libros pop ups. Integrando nuevas metodologías

María Pilar Miralles Álvarez

Publicado el 27/04/2018 09:04

INTRODUCCIÓN
En la actualidad, los estudiantes demandan cada vez más, clases menos monótonas, más atractivas, que capten su atención; en definitiva, no estar toda la jornada escolar sentados en una silla escuchando clases magistrales dadas por los docentes de cada disciplina. Hoy en día, en las aulas encontramos una nueva generación de estudiantes que tienen acceso a las nuevas tecnologías, discentes que reciben un bombardeo de información constante para los que la clase tradicional, siempre con un libro de texto delante, supone la mayoría de veces un auténtico sacrificio para ellos.
Si a esto se le suma un docente que no sabe motivar a sus estudiantes, que no prepara actividades lo suficientemente alentadoras y dinámicas, se podría incluso afirmar que los alumnos no aprenden significativamente.

Para erradicar todo lo anteriormente descrito, los docentes deben crear e implantar nuevas metodologías como el aprendizaje basado en proyectos (ABP, en adelante) o el aprendizaje cooperativo, que cuenten con unas actividades que hagan que los alumnos se impliquen y participen lo más activamente posible en el proceso enseñanza-aprendizaje.

EL LIBRO POP-UP
El libro pop-up es aquel que contiene imágenes o figuras tridimensionales y/o interactivas, con piezas que se mueven, por lo que permite la interacción física entre el lector y el libro. El material principal con el que se fabrica es el papel, aunque también se utilizan otros elementos como la tela, para dar diferentes texturas; papel de celofán, para poder ver a través de él diversos objetos o la goma elástica, para hacer diversos efectos sonoros como el ruido del motor de una lancha, el zumbido de una avispa o el sonido de un látigo.

El primer libro que se asemeja al libro pop-up anteriormente descrito data de 1306: “Ars magna”, de un poeta y filósofo llamado Antonio Llull en el que quiso explicar a través de un disco giratorio diferentes conceptos relacionados con la definición de Dios. Aunque no fue hasta 1765, con “Harlequinade”, de Robert Sayer, cuando se publicó el primer libro de estas características para el ámbito infantil y educativo. Sin embargo, el concepto pop-up en sí, fue acuñado por una editorial estadounidense en el siglo XIX, en los años 30: Blue Ribbon Books.
Destacar que este tipo de libros se ha nutrido de técnicas tanto de origen occidental, con grandes ingenieros del papel, como de origen oriental, tales como el origami (plegado de papel) y el kirigami (plegado y recortado del papel).

CREACIÓN DE LIBROS POP-UPS EN EL AULA
Los pasos a seguir para la construcción de este tipo de libros depende de la edad de los discentes, aunque en rasgos generales son los que expongo a continuación:

  1. Elaboración del texto
  • En Educación Primaria

En el primer tramo de esta etapa educativa los niños seleccionarán partes de un cuento ya leído o conocido. También podrán resumirlo brevemente.
Por el contrario, en el segundo tramo, serán ellos quienes inventen un pequeño y sencillo cuento o una colección de poesías.

  • En Educación Secundaria

Los estudiantes elaborarán historias más complejas o libros académicos donde recopilar y exponer contenidos de diferentes áreas, como por ejemplo, las partes del cuerpo humano en Biología.

  1. Diseño de las páginas del libro: imágenes

En ambas etapas educativas los discentes deberán organizar los fragmentos de texto en las diferentes páginas del libro y a su vez, decidir qué imágenes e ilustraciones van a diseñar para cada una de ellas teniendo en cuenta las figuras pop-up que colocarán después.

  1. Construcción de las imágenes y figuras pop-up
  • En Educación Primaria

Tanto en el primer como en el segundo tramo de la etapa, es conveniente que el docente facilite a los alumnos plantillas para las imágenes que vayan en movimiento o sean en tres dimensiones, dada la dificultad que supone el crear este tipo de figuras. Solamente en el último curso, 6.º, es aconsejable proponer que los alumnos sean los que los diseñen, siempre con la ayuda y supervisión del maestro.

  • En Educación Secundaria

Los discentes serán los que diseñarán y construirán sus propios elementos una vez hayan conocido las técnicas básicas para poder elaborarlos a través de información facilitada por el profesor y/o mediante la búsqueda de esta en Internet.

  1. Confección del libro

Una vez se tenga el texto elaborado y decidido qué imágenes y qué figuras en tres dimensiones van en cada página es hora de proceder a la confección del libro. En cada uno de los pasos anteriores, el docente habrá corregido y supervisado todos los elementos que conforman el libro, por lo que los estudiantes tendrán todo correcto para poder realizar sin dificultad este tipo de libro tan dinámico.

INTEGRANDO NUEVAS METODOLOGÍAS
A través de la realización de este tipo de actividad los alumnos están trabajando diferentes contenidos del currículo.
Se trabajan contenidos relacionados con el área de Lengua castellana y literatura, pues se hace hincapié en la escritura, a la hora de elaborar el texto, y por otro lado, se invita a la lectura, ya que todos querrán leer los libros del resto de compañeros. En Matemáticas, no hay duda que se podrán realizar diversos ejercicios con las plantillas de las figuras a las que se les dará movimiento, sobre todo, los más pequeños, podrán conocer y estudiar diferentes figuras geométricas, tanto en el plano como en el espacio, y los más mayores podrán trabajar las medidas de longitud y de superficie, entre otras. Todo el proceso de construcción del libro pop-up está estrechamente relacionado con contenidos, obviamente, de Educación artística y podría estar también ligado a áreas como Ciencias sociales o naturales, dependiendo de los temas escogidos y a tratar en estos libros.

A colación de todo lo anteriormente descrito, es esta una oportunidad de desarrollar un ABP,  un modelo de aprendizaje en el que los discentes trabajan de forma activa, organizan, diseñan, crean y evalúan proyectos que despiertan su interés. Y que por otro lado, se introducen áreas transversales al mismo tiempo que se pueden evaluar otros aspectos puntuales de diferentes asignaturas y por supuesto, contribuye a aumentar y desarrollar las habilidades sociales y de comunicación tan importantes en la sociedad.
También da cabida al aprendizaje cooperativo, que plantea el uso del trabajo en grupo de forma coordinada para resolver tareas académicas y que los alumnos profundicen en sus propios aprendizajes. Un grupo cooperativo tiene un sentido de responsabilidad individual lo cual significa que todo el mundo es partícipe de tarea propia y de la de los demás, y se implica en esta entendiendo que su trabajo es imprescindible para el éxito del grupo.

Y por último, y dependiendo el enfoque que queramos darle, se pueden trabajar las Inteligencias Múltiples de Gardner. Se trata de desarrollar y ampliar las inteligencias de cada persona con la motivación apropiada. Hay ocho inteligencias según Gardner, y se dan en mayor o menor medida en todas las personas, pero las que más se trabajarían serían: la inteligencia lingüística, la lógico-matemática y la espacial.
Además, los libros creados pueden exponerse el día del libro o la semana de la lectura en los centros educativos, añadirlos a la biblioteca del aula o del centro educativo o a los carritos viajeros (tan utilizados en Educación Primaria), de manera que se fomente el hábito y el gusto por la lectura en toda la comunidad educativa.

CONCLUSIÓN
La naturaleza de la creación de libros pop-ups en el aula tiene diversos beneficios, entre los que destacan el desarrollar la creatividad, la motricidad, la escritura, la responsabilidad, el compromiso grupal (si se hace en grupo) y también activa el interés del alumnado y aumenta su motivación, entre otros aspectos.
Por último, decir, que en este tipo de actividades las familias de los estudiantes pueden implicarse de manera activa y así poder acercarse a sus hijos y seguir con facilidad sus procesos de aprendizaje.

FUENTES CONSULTADAS
1.    Gardner, H. (2005). Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica. Barcelona: Paidós.
2.    Johnson, David; Johnson, Roger y Holubec, Edythe (1999). El aprendizaje cooperativo en el aula. Buenos Aires: Paidós.
3.    Ramos, R., & Ramos, A. M. (2014). Cruce de lecturas y ecoalfabetización en libros pop-up para la infancia. Ocnos: Revista de estudios sobre lectura, (12), 7-24.

 

15
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!