Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

¿Qué tipos de evaluación educativa existen?

Belen Torres Ramirez

Publicado el 20/06/2022 16:06

La evaluación educativa es un proceso amplio y complejo. No sólo se basa en asignar una calificación, sino que integra diversos tipos de valores que buscan mejorar el aprendizaje de quien las recibe, los estudiantes, así como las prácticas de la enseñanza.

Los tipos de evaluación, a su vez, tienen propósitos y alcances específicos. Por lo que es recomendable conocerlos para enriquecer la labor docente. Por ejemplo, ¿Conoces las herramientas e instrumentos de evaluación en E-Learning?

Podemos diferenciar hasta 6 fórmulas para evaluar lo que aprenden los estudiantes dependiendo del objetivo y el momento. Y es lo que vamos a desarrollar a continuación, los tipos de evaluación que existen.

¿Te animas a repasarlos con nosotros? ¡Apunta!

¿Qué es la evaluación educativa?

De una manera muy resumida, se trata de un proceso planificado que busca recoger, sistematizar y analizar información por medio de técnicas, herramientas e instrumentos con el objetivo de verificar los avances y dificultades de los alumnos.

Según los expertos en esta materia, la evaluación es útil tanto en docentes como en alumnos/as por diferentes razones:

  • Para los docentes porque les da la oportunidad de comunicar a sus estudiantes cuáles son los objetivos y expectativas de aprendizaje. Así como les permite comprobar la eficacia de los métodos de enseñanza utilizados.
  • Y en el caso de los alumnos, la evaluación les sirve de motivación positiva para lograr un reconocimiento a su esfuerzo a través de las calificaciones y les obliga a revisar materias de estudio anteriores, consolidando así el aprendizaje y aclarando ideas.

Tipos de evaluación educativa

Como hemos mencionado, existen 6 tipos principales de evaluación educativa:

  • Evaluación diagnóstica o pre-evaluación

Se tienen en cuenta las fortalezas, debilidades, conocimientos y habilidades de un alumno antes de la formación. Principalmente, sirve para conocer el punto de partida. Es una base desde la que trabajar los conocimientos que los alumnos van a adquirir durante el programa formativo.

  • Evaluación formativa

Se evalúa el rendimiento de un alumno durante la formación y, de forma general, se produce con regularidad durante todo el proceso de instrucción. Podríamos considerarla como un repaso para poder revisar la calidad de la formación recibida por si fuese necesario realizar modificaciones en el método de enseñanza.

  • Evaluación sumativa

La evaluación sumativa apunta a valorar el alcance al cual han llegado los resultados más importantes al final de la instrucción. En la evaluación sumativa se mide el rendimiento de un estudiante al final de la formación. Es la forma de saber qué ha aprendido y qué no.

  • Evaluación basada en objetivos

Se mide el rendimiento de un alumno frente a una meta, un objetivo específico o estándar. Consiguiendo obtener datos y conclusiones más concretas sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje.

  • Evaluación referenciada en la norma

Compara el rendimiento de un estudiante con el del aula promedio, por ejemplo, el promedio nacional para la materia Historia. Otro ejemplo es cuando el docente compara la calificación promedio de sus estudiantes con la calificación promedio de toda la escuela.

  • Evaluación ipsativa

Mide el rendimiento de un estudiante con los rendimientos previos de ese estudiante. Por lo que no se está comparando al alumno con otros estudiantes, se comparan los resultados actuales con los datos previos.

Cosas a tener en cuenta en toda evaluación educativa

Los y las docentes serán los encargados de realizar una observación continuada que requiere el proceso de evaluación. Y, según los objetivos que se pretendan evaluar, recurrirán al tipo de evaluación que mejor se ajuste.

Igualmente, a la hora de realizar la evaluación distinguimos varios sistemas o técnicas que se utilizan de forma complementaria: observación, pruebas, revisión de tareas y entrevistas.

Observación

Para ello, los profesionales cuentan con instrumentos como las listas de control, que permiten registrar ausencias o conductas en clase, o realizar escalas de estimación para detectar la frecuencia con la que se realizan determinadas tareas o conductas.

Es vital que el docente observe la evolución de cada alumno, actitudes en el aula, la relación con el resto de alumnado, sus progresos en las diferentes materias, sus dificultades… Con el fin de detectar posibles problemas de aprendizaje y adoptar las medidas necesarias.

Pruebas

  • Pruebas de ensayo o de respuesta libre y abierta. El profesional plantea al alumno una cuestión y este la tendrá que desarrollarla con total libertad.
  • Pruebas de respuesta limitada. Pueden ser textos en los que hay que rellenar huecos, preguntas con respuesta múltiple o de elección, de verdadero o falso.
  • Pruebas prácticas, mapas conceptuales, de ordenar una serie de elementos en serie, entre otras.

Revisión de tareas

Permite ver cómo es el trabajo diario de cada estudiante. Su implicación, el tiempo que requiere para realizar las diferentes tareas y proyectos, si es constante… Por tanto, se trata de una evaluación continua y, a diferencia de los exámenes, no dependerá de si el alumno ha tenido un mal día o de si no ha sido capaz de abordar esa prueba.

Entrevistas

Las entrevistas con las familias de cada alumno proporcionan información sobre su entorno más próximo, si tiene algún problema familiar o cómo ha sido su adaptación a la escuela. Deben realizarse de forma regular, especialmente si hay problemas de aprendizaje o conducta.

¿Te gustaría dedicarte a la docencia? Con estos másteres lo tienes muy fácil ¡Echa un vistazo!

0
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!