Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Regulación emocional

Eva Soriano Navarro

Publicado el 10/01/2019 17:01

La emociones son reacciones que las personas experimentamos, algunas de las emociones más básicas pueden ser alegría, tristeza, miedo, ira… (Para obtener más información puedes acceder al artículo del Ministerio de Sanidad Consumo y Bienestar Social).
Las emociones se desarrollan y evolucionan siguiendo los siguientes aspectos:

 

  • Durante el primer mes de vida, niñas y niños expresan, sobre todo, las dos emociones básicas de agrado y desagrado.
  • A los dos o tres meses siguientes, es cuando empieza a aparecer la expresión de emociones como el miedo, ira, tristeza, placer, etc.
  • A los dos años, aproximadamente, es cuando se termina este ciclo de proliferación y aparición de las emociones, llegando a expresar otras emociones más complejas como vergüenza, celos, culpa, etc.

Es importante educar en inteligencia emocional ya que estaremos dotando a las nuevas generaciones de las herramientas necesarias para poseer autocontrol y conocimiento de sí mismo, ingredientes básicos para una ciudadanía sana.  En EFE podemos leer un artículo de “Elsa Punset: educar las emociones, es una llave de libertad para las personas.” En el cual le preguntan “¿cómo se pueden educar?” a lo que Elsa Punset responde: 

R: Las emociones siempre se "educan", la diferencia es que pueden educarse por sí solas, para bien o para mal, o bien puedes incidir conscientemente en el capital emocional del niño, ayudándole a comprender, transformar y regular sus emociones.
Si no hacemos nada para educarlas conscientemente, nuestras emociones se consolidan en la infancia como una reacción instintiva al entorno y a la familia. Como dice Florestán -un personaje del cuento-, la gaviota guía de emociones de los Atrevidos, "¿debemos aprender a ser dueños, y no esclavos, de nuestras emociones?, ¡porque no existe un desafío más grande que mejorarse a uno mismo!"

En este punto es importante aclarar una idea que nos da la maestra Mar Romera sobre que las emociones no se aprenden por apuntes, hay que vivirlas. El método no es lo realmente importante, lo realmente necesario es una persona con habilidades y sentimientos positivos que sea capaz de ser un modelo para los pequeños. Además expone la problemática de que los niños están sobreprotegidos por ello cuando viven una situación difícil no saben afrontarla. Nuestro cerebro necesita entrenamiento, para saber afrontar desde pequeñas situaciones como saber perder a los juegos, aceptar que no nos inviten a un cumpleaños, hasta saber afrontar la pérdida de un familiar.  

Para ello es necesario desarrollar una regulación emocional, esta  es una de las habilidades más complicada de dominar,  Según Fernández-Berrocal, P., & Pacheco, N. E. (2002) consiste  en  la  habilidad  para  moderar  o  manejar  nuestra  propia  reacción  emocional  ante  situaciones  intensas,  ya  sean  positivas  o  negativas.  La  regulación  emocional  se  ha  considerado  como  la  capacidad  para  evitar  respuestas  emocionales  descontroladas  en  situaciones  de  ira,  provocación  o  miedo.  

Pero además consiste en ir un paso más allá, la regulación emocional radica también en que seamos capaces de percibir, sentir y vivenciar nuestro estado anímico, de forma que seamos capaces de controlarlo sin que este nuble nuestra capacidad de razonar. 

Quisiera terminar este artículo con una reflexión sobre la importancia de educar en habilidades emocionales, en autocontrol, en regulación emocional. Actualmente vivimos en una sociedad donde independientemente de la edad, estamos viendo a sujetos que no saben afrontar un rechazo, que no saben controlar su estado emocional y a causa de ello dañan de distintas formas a la persona que responsabilizan de su estado anímico. Formar a ciudadanos con inteligencia emocional y autocontrol es una necesidad imperante en la sociedad, tarea  que los centros educativos y las familias no pueden descuidar, es su responsabilidad como agentes educadores el educar de forma integral al alumnado, para así dar una respuesta a esta problemática. 

 

1
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!