Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Érase una vez: la cara b de la literatura

José María González Castelló

Publicado el 14/03/2019 11:03

 

Esta investigación muestra cómo la literatura se puede introducir en una clase de inglés. El estudio triunfa al hacerla atractiva y al fomentar la lectura entre los estudiantes. La motivación juega un papel crucial en esta investigación. Por eso, este trabajo tiene en cuenta los gustos de los estudiantes. De este modo, la ficción juvenil y los fanfictions tendrán un papel importante. El objetivo principal es mostrarles que la lectura y la literatura son divertidas. Así, a través de un enfoque AICLE y recogiendo la información por medio de triangulación, este proyecto promueve un hábito lector a los estudiantes. Por último, esta investigación acaba exponiendo que, por medio de una buena metodología, una dosis de motivación y estableciendo un vínculo con los estudiantes es posible tener éxito al introducir literatura en la clase de inglés de un instituto. 

Para empezar, hay que tener claro qué se entiende por literatura. Este arte no solo engloba los clásicos y los libros sin dibujos; la literatura se encuentra en muchos sitios: Twitter, por ejemplo, con sus hilos, en las stories de Instagram, en las publicaciones de Facebook o blogs, o en los textos que los adolescentes escriben en sus ordenadores sobre sus historias favoritas. Esta cara b de la literatura es en la que nos vamos a centrar.
 Para llevar a cabo esta idea se diseñó una propuesta de actividades, mediante las cuales no se usó el inglés para enseñar contenidos, sino que se usaron contenidos (en este caso literatura) para enseñar inglés y darle un enfoque más dinámico a la lectura. Esta proposición se llevó a cabo durante el periodo de prácticas del máster de secundaria, donde se tuvo la oportunidad de analizar los resultados en bachillerato. La meta fue hacerles ver que la literatura puede ser divertida, ya que la mayoría de los alumnos tienen una noción despectiva y la asocian únicamente a libros aburridos con los que no se identifican. Así que el objetivo fue cambiarles esa perspectiva. 
No hace falta decir que leer es necesario en el desarrollo de los adolescentes, no solo para alcanzar la madurez, sino también para su desarrollo social. De este modo, se obtienen beneficios como una mejora en el nivel de gramática, vocabulario y en el idioma en general. Teniendo esto en mente, se diseñaron una serie de actividades que se distribuyeron en tres sesiones. 

En la primera, los alumnos recibieron indicaciones de la manera en la qué iba a funcionar la semana y cuál iba a ser el propósito de este proyecto. Después, se repartió el precuestionario, donde se les hacía preguntas sobre sus hábitos lectores respondiendo con Sí/No, en una escala del 1 al 10 o marcando con una ‘X’ o ‘O’ en una lista de libros, dependiendo de si se los habían leído o al menos conocían su argumento. Esta lista estaba compuesta por best-sellers de ficción juvenil, como por ejemplo Harry Potter, Los juegos del hambre, Divergente… Todas las preguntas estaban centradas en conocer su opinión sobre libros, sus favoritos y si les gustaría estudiar literatura inglesa y/o americana en clase. 

Justo después se les enseñó el video completo del anuncio de Oreo ‘Wonderfilled’. Se les dio la letra de la canción con algunos huecos que debían completar. La canción trataba de villanos de historias conocidas, como el lobo feroz o Drácula, y de cómo dejaron de lado su maldad en el momento en que reciben una Oreo. Más tarde se usó la web Lyrics Training para corregir la canción. En esta página se puede practicar un idioma a través de la música, ya que se debe completar la letra de las canciones mientras se escuchan. Previamente se debe crear el ejercicio con los huecos que se desean.

Esta actividad guio al último ejercicio de la sesión. En grupos, eligieron una tarjeta al azar en la que había escrito el nombre de un villano de una historia conocida (la Reina de Corazones, Voldemort…). Tuvieron que cambiar su historia imaginando qué hubiese pasado si alguien les hubiese dado una Oreo en el momento adecuado. Cada grupo eligió al representante que expuso la historia al resto de la clase. Por medio de esta actividad se quería fomentar la originalidad mientras trabajaban con narraciones. De hecho, su creatividad tuvo recompensa, ya que al terminar votaron la que más les gustó, y ese grupo recibió un paquete de galletas.

La segunda sesión fue más teórica. Primero recibieron unos consejos sobre cómo analizar una narración basándose en los estudios de Booker, Greimas y Propp, el padre de este tipo de análisis, quien analizó cuentos rusos en busca de elementos constantes y variables impredecibles (Toolan, 2007). Los alumnos iban tomando apuntes mientras se les explicaba a qué factores debían prestar más atención cuando leyeran los extractos que más tarde se les repartiría. De esta forma, se centraron en las decisiones que toman los autores cuando escriben y en los patrones que se pueden distinguir entre la mayoría de ellos. Por ello, se redujo las historias a: argumento, personajes, narrador, espacio y clímax.

Primero se focalizaron en los siete tipos de argumentos que hay según Booker (Strathy, 2016): 

  1. Venciendo al monstruo: Caperucita roja
  2. De la pobreza a la riqueza: Cenicienta
  3. La búsqueda: El señor de los anillos
  4. El viaje y el retorno: Alicia en el país de las maravillas
  5. Comedia: Fulminado por un rayo
  6. Tragedia: Romeo y Julieta
  7. Renacimiento: La bella durmiente

Después, vieron el diagrama de Greimas (Toolan, 2007, p.82) sobre los seis tipos de personajes básicos:

Por ejemplo, en Caperucita roja el diagrama sería el siguiente:

Continuaron con los tipos de narradores que Simpson distingue (Toolan, 2007, p.70): primera persona y tercera persona por medio de un personaje que observa la acción o totalmente omnisciente. Más tarde, siguieron con las observaciones de Rimmon-Kenan (1983, p. 71-72 y 96-98) sobre el espacio, centrándose en los tiempos verbales, adverbios espaciotemporales y, en resumen: la modalidad. Finalmente, su atención fue dirigida a la importancia del clímax en una narración, es decir, el punto culminante lleno de suspense, el factor esencial que engancha a los lectores.

Una vez explicada la teoría, trabajaron con extractos de libros juveniles que se distribuyeron según su nivel de inglés. Formaron ocho grupos de cuatro personas cada uno y se pusieron a analizar poniendo en práctica lo que habían aprendido en textos de Harry Potter de J. K. Rowling, El hombre lobo de Angela Carter (una versión más moderna y oscura de Caperucita roja), Las crónicas de Narnia de C. S. Lewis, El hobbit de J. R. R. Tolkien, Los juegos del hambre de Suzanne Collins, El corredor del laberinto de James Dashner y Crepúsculo de Stephenie Meyer entre otros. 

De este modo, se les pidió que leyeran los extractos y que identificaran el tipo de argumento, que completaran el diagrama de personajes, el tipo de narrador, que analizaran el espacio, que decidieran dónde estaba el clímax y que predijeran qué iba a pasar a continuación. Cada grupo tenía que elegir a su representante y exponer su pequeña investigación al resto de la clase, empezando con un resumen de la narración.

Finalmente, en la tercera sesión los alumnos entraron en el imaginativo mundo de los fanfictions, donde los fans escriben sus textos alternativos sobre personajes y argumentos que ya existen. Se distinguieron cuatro tipos: spin-off (la historia personal de un personaje secundario), precuela/secuela (qué había antes o qué hay después de la historia), versión (cambiar el argumento, por ejemplo, un final alternativo) y crossover (mezclar personajes de distintas historias). Se centraron en este último tipo y lo pusieron en práctica, ya que constituye una clase de literatura popular, creativa y entretenida. Por consiguiente, tuvieron que escribir un crossover basándose en dos personajes elegidos al azar.

Los personajes salieron de cómics, libros, series y películas que les serían familiares: Katniss Everdeen de Los juegos del hambre, Daenerys Targaryen de Canción de hielo y fuego (Juego de tronos), Batman, Robin Hood, Deadpool, Darth Vader, los Minions, Maléfica, Dr Jekyll y Mr Hyde y Mulan entre otros. De ahí, tuvieron un tiempo para escribirlo y leerlo en voz alta. Al final, se votó al relato más original y se publicó en el blog del instituto.
Después, analizando sus preferencias durante la semana, cada estudiante recibió recomendaciones literarias. Por ejemplo, se les presentó Final Cut a los que preferían misterio, crímenes y horror. Por el contrario, los que disfrutaban de literatura juvenil, conocieron uno de los libros que se incluían en la lista del precuestionario: Fulminado por un rayo.

Para concluir la semana, realizaron un poscuestionario siguiendo la mecánica del anterior, para saber su opinión sobre las sesiones y las actividades. Se quería confirmar si su perspectiva sobre la literatura había cambiado y comprobar si habían disfrutado de las historias, de la forma de trabajar, si les gustaría tener más clases así y si se habían sentido motivados a leer. Además, se les preguntó si habrían cambiado algo de las sesiones y en general cuál fue su opinión.

A la hora de evaluar a los estudiantes, se necesitaron técnicas para recoger datos mientras hacían las actividades, y por esta razón, se incorporó la triangulación. Según Elliott (1991, p.77), la triangulación es una técnica para recoger distintos tipos de datos y compararlos desde diferentes puntos de vista, en este caso, desde el profesor en prácticas (cuaderno), los estudiantes (cuestionarios y actividades) y el tutor (observador externo). Además, las actividades se corrigieron en el momento, se les monitorizaba y ayudaba cuando lo pedían, y ellos mismos juzgaban su trabajo y el de sus compañeros, hecho que les hizo sentirse importantes. Sin embargo, hubo un inconveniente, y es que algunos alumnos se copiaban en los cuestionarios, lo que puede entorpecer los datos.

El resultado fue asombroso, se cambió su despreocupación por curiosidad, se rompió la rutina, se utilizaron las nuevas tecnologías en la presentación y explicación de contenidos, y se trabajó con sus intereses, hecho que valió mucho la pena, ya que de esta forma se estableció una conexión con el alumno. La mayoría mejoró su comportamiento frente a la literatura y la veían como algo más atractivo y asequible. Se confirmó su motivación hacia la lectura, y aunque solo a una minoría les parecía viable leer en inglés, se interesaron por libros que desconocían y prometieron adoptar un hábito lector en su lengua materna.

Este proyecto probó que romper la monotonía de las clases es tan importante como enseñar gramática y vocabulario, y además, los alumnos estaban motivados y aprendieron, participaron y prestaron atención con mayor facilidad. El aprendizaje y la diversión deben ir de la mano, solo de esta forma se pueden introducir de forma exitosa conceptos que tienen asociados una connotación negativa. Fue todo un reto y el tiempo fue un obstáculo clave. Así mismo, a los alumnos les encantó aprender por medio de una metodología basada en trabajos en grupo, expresar sus opiniones, traer sus intereses a clase y competir, más aún cuando había un premio en juego.

Cada actividad, cada factor y cada opinión se tuvo en cuenta y jugó un papel importante en esta pequeña investigación. Considerar todo esto fue esencial en la introducción de la literatura. Deberían querer estudiarla en lugar de imponérsela. Para enseñar algo se debe partir de una fase intermedia entre los conocimientos previos del alumno y las metas a las que se quiere llegar. Entonces, los juegos y la cultura pop fueron los aliados para alcanzar esta meta. 

BIBLIOGRAFÍA
Elliott, J. (1991). Action research for educational research. London: Open University Press.
M. Toolan. (2007). Narrative: A critical linguistic introduction. Londres: Routledge.
Macrae, A. (2014). ‘’Story Styles’’. Oxford University Brookes. Oxford, Inglaterra.
Rimmon-Kenan, S. (1983). Narrative fiction: Contemporary poetics. London: Methuen.
Strathy, G. (2016). Understanding the 7 basic plots. Recuperado de http://www.how-to-write-a-book-now.com

 

42
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!