Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

El papel del Aprendizaje Significativo en el contexto actual y su relación con las TIC

Yeney Acea Valdés

Publicado el 20/03/2021 22:03

Introducción

 

Las instituciones educativas constituyen uno de los espacios de mayor socialización de los estudiantes, ámbito donde se absorben conocimientos nuevos y se integran aquellos que se han aprendido en casa. Resulta imposible referirse a los centros escolares como un terreno neutral al margen de la formación de valores y principios, ya que resultan ideales para su cosecha.

 

Según David Ausubel, con la teoría del Aprendizaje Significativo se persigue diferenciar lo que resulta menos trascendental de aquello que precisa un abordaje en profundidad y ostenta, por ende, la capacidad de ser recordado; se trata de construir un aprendizaje sobre la base de los saberes precedentes.

 

En este contexto, las TIC suponen el reto de ser empleadas a partir de la pedagogía y en función de ella, ya que si bien resultan de gran utilidad para los procesos de aprendizaje no pueden erigirse en el foco de atención del profesor. Las TIC tienen por misión tributar al desarrollo de los objetivos pedagógicos y a la trasmisión del conocimiento.

 

Desarrollo

 

  1. Aprender significativamente

 

Las distintas posiciones en torno al aprendizaje destacan la evolución que ha existido en este sentido, especialmente desde la psicología puede advertirse como el análisis ha transitado por varias posiciones o apreciaciones. Para González Serra se trata de un proceso interaccional que genera cambios internos (2000); Ballester apunta que es una especie de rompecabezas, cuyas piezas encajan hasta la generación de una perspectiva integral (2002); mientras Ausebel expone su hipótesis sobre un aprendizaje duradero y no a corto plazo, sobre la base de la teoría del constructivismo enarbolada por Lev Semionovitch Vigotski, con lo cual dio un salto revolucionario en su campo, teniendo en cuenta la necesaria conexión entre lo que precede y lo nuevo porque la aprehensión de la información genera modificaciones en lo que se posee con anteriordad y, por ende, en la estructura cognitiva relacionada (Ausubel, 1978). Esta teoría fue identificada como Aprendizaje Significativo y sus postulados han sido aplaudidos por muchos pedagogos, especialmente en la actualidad.

 

Es oportuno destacar que, según la teoría de David Ausubel, se trata de cambios que se producen de forma natural y por ende tienen la impronta personal de cada individuo, lo cual difiere de los procesos memorísticos que llevan al estudiante a una incorporación mecánica de la información que integran las materias, sin que realmente perdure el conocimiento con posterioridad al examen.

 

En la voz de Ballester, el aprendizaje memorístico se sustenta en la adición de datos sin trascendencia alguna (2002), y esto no debe ser la regla, mas sí un aprendizaje donde el estudiante sea capaz de entender la información, espacio que es capaz de proporcionar el Aprendizaje Significativo al estimular la creatividad y capacidad de análisis en función de las nuevas disyuntivas, se trata en definitiva de ofrecer al estudiante los mecanismos necesarios para que sea capaz de aplicar los conceptos aprendidos.

 

El éxito del Aprendizaje Significativo se basa en su aspecto relacional, donde lo antiguo es base para la adquisición de lo nuevo. Según el estudio de David Ausubel este tipo de aprendizaje se desplegaba en tres direcciones:

 

  • Representacional: asignación de significados a determinados símbolos y estos a su vez con sus respectivos referentes.
  • De conceptos: equivalencia entre conceptos y objetos cuya representación es a través de símbolos específicos.
  • Proposicional: aprendizaje de lo que significan las ideas de una proposición, o sea, analizar una proposición.

 

De lo anterior pueden colegirse algunos puntos esenciales en relación con el Aprendizaje Significativo, a saber, organización de la información, conexión entre la información precedente y la nueva, así como la disposición del estudiante para aprender.

 

Pese a los aportes de esta visión en torno al aprendizaje, se observaron algunas críticas, entre ellas el hecho de dejar al margen el contexto ecológico, la relación con el grupo y el educador (Viera Torres, 2003), así como las limitaciones en torno a la trascendencia hacia otros sistemas de aprendizaje, como aquellos que se basan en el descubrimiento o la cooperación.

 

No obstante, señalar los aspectos positivos de cada posición es esencial en función de ese propósito de todo maestro, que es precisamente enseñar. En tal sentido, consideramos oportuno destacar las virtudes de esta teoría, especialmente en un contexto donde el aprendizaje mecánico se ha ido imponiendo, ya sea por el tipo de examen, o por el exceso de trabajo del educador[1]. El Aprendizaje Significativo aporta perdurabilidad de la información en la memoria a largo plazo, favorece la incorporación de nuevos contenidos, resulta más personal y activo.

 

Igualmente, es valioso destacar que el Aprendizaje Significativo sirvió de base y se relacionó con otras teorías, entre ellas: la Teoría de Educación de Novak[2], la Teoría de Educación de Gowin[3], la Teoría de los Modelos Mentales de Johnson-Laird[4], y la Teoría de los Campos Conceptuales de Vergnaud[5].

 

  1. Las tecnologías de la información y la comunicación en relación con el proceso de aprendizaje

 

Las TIC han protagonizado en estos últimos tiempos una invasión masiva en cada una de los aspectos de nuestra vida, y se han convertido en el caso de muchos, en algo esencial. Se trata del conjunto de saberes, experiencias, acciones y herramientas relacionadas con el consumo y trasmisión de la información sobre la base del desarrollo de la tecnología, donde Internet asume una gran responsabilidad.

 

El diseño de los procesos de aprendizaje debe ir en paralelo al vertiginoso desarrollo de las TIC, ya que el individuo ha de estar preparado para una sociedad dominada por las TIC y el sistema educativo no debe estar al margen, de ahí que es nuestro que criterio que un sistema educativo basado en el aprendizaje significativo tiene mucho que aportar a un individuo que se enfrenta a un escenario altamente cambiante y que le impone nuevos retos desde el punto de vista tecnológico, tales como, la inteligencia artificial, el internet de las cosas, o la tecnología 5G. El individuo está, cada vez con más urgencia, llamado a ser más creativo, emprendedor, independiente, innovador, con capacidad crítica, y sobre todo, camaleónico desde el punto de vista laboral.

 

El proceso de aprendizaje debe ser reflejo de las exigencias sociales, hacerse eco en su configuración y proporcionar al estudiante las herramientas para enfrentarse a una sociedad digital.

 

La era digital impone muchos retos en el ámbito de la adquisición de conocimientos, entre ellos la necesidad de identificar la tecnología como secundaria en relación con el cumplimiento de los aspectos metodológicos, entiéndase por tal una colaboración que se haga desde y para la pedagogía, y no al contrario; la selección de las TIC por parte de los profesores debe hacerse desde la colectividad, partiendo de las experiencias del grupo, precisamente por la importancia que reviste; y por último, le medición de los resultados durante los procesos evaluativos que comportan el uso de las TIC debe basarse en las habilidades que se hayan logrado desarrollar en el estudiante, y no en el número de contenidos conseguidos.

 

  1. Las TIC al servicio del proceso de aprendizaje.  

 

En función de ubicar el proceso de aprendizaje en el marco de la TIC, es válido traer a colación el estudio de Majo y Marqués (Majo, 2001), cuyo análisis, desde un enfoque general, se ajusta como traje a la medida a la teoría del Aprendizaje Significativo.

 

Según este enfoque la influencia de las TIC en este escenario puede analizarse desde cuatro perspectivas diferentes: aprendizaje, estudiantado, instituciones y profesorado. En el ámbito del aprendizaje las tecnologías despiertan el interés y la motivación en el estudiante, asimismo, dan espacio al intercambio de información, al despliegue de iniciativas, a la adquisición de conocimientos a partir de los errores, a la mejor comunicación entre el estudiantado y el profesorado, al desarrollo de habilidades en función de la investigación, al perfeccionamiento de la expresión y creatividad, a la participación en simulaciones, a la disposición de un volumen impresionante de información, y a la alfabetización digital; no obstante, constituyen debilidades las siguientes: contenidos poco rigurosos, procesos de aprendizaje carentes de profundidad, bajo aprovechamiento del tiempo, distracción y dispersión, diálogos carentes de flexibilidad, perspectiva parcial de los hechos, ansiedad y dependencia.

 

En lo que atañe a los profesores, las TIC constituyen una fuente importante de recursos, ya que favorecen el tratamiento individualizado sin constituir un impedimento para el desarrollo de acciones de grupo, el contacto con los estudiantes y otros docentes, así como la investigación didáctica y la configuración de actividades autoevaluativas, lo cual es un plus en aras del tiempo. Sin embargo, se advierten algunas debilidades, entre ellas: mayor atención a la actualización tecnológica, tensión, uso del menor esfuerzo para la implementación de acciones, dependencia tecnológica y problemas en la configuración de los equipos.

 

Desde el ámbito institucional, resultan aspectos positivos la disminución de recursos financieros, las facilidades en el proceso de administración y de gestión, el empleo de recursos compartidos y el despliegue de recursos en torno a la comunicación, como es el caso de las páginas web, el correo electrónico, y las plataformas que permiten compartir información y organizarla, dígase, airtable, miro, entre otras. Igualmente, constituyen elementos en contra, el empleo de cuantiosos recursos financieros en aspectos tales como, la modernización de equipos, la actualización de recursos informáticos, las suscripciones para el acceso a determinadas plataformas (zoom, blackboard), la creación de departamentos que gestionen las TIC y la capacitación del profesorado.

 

Por parte del estudiante suelen identificarse como ventajas: un proceso de captación del conocimiento a mayor velocidad, mayor aprovechamiento del tiempo, trabajo individualizado, acceso a amplios recursos, flexibilidad en el estudio, y mayor interacción con el profesor; pero, desde una visión crítica, todo ello supone un esfuerzo económico, la presencia de virus, la falta de eficiencia de las herramientas didácticas, la sobreinformación, la adicción, el aislamiento, las enfermedades físicas y los comportamientos impropios.

 

En sentido general puede afirmarse que las ventajas del uso de las TIC en el proceso de aprendizaje son innumerables, la clave está en equilibrar los aspectos positivos y negativos, ya que constituyen un fenómeno que ha llegado para quedarse y ciertamente en las circunstancias actuales, donde impera una pandemia dominada por la enfermedad generada por el COVID – 19, han desempeñado un rol esencial en el proceso de aprendizaje.

 

  1. Notas conclusivas para un debate

 

Según la teoría del Aprendizaje Significativo lo aprendido por el estudiante en el pasado es fuente necesaria para el procesamiento de nuevos conocimientos sobre la base de las capacidades propias de cada individuo y su motivación, elementos estos que pueden ser especialmente atendidos a través de las TIC, entre cuyos logros se encuentra, la mayor atención individualizada y los altos índices de motivación.

 

En el contexto de las TIC, el aprendizaje adquiere nuevos matices, los cuales pueden ser ubicados desde diversas aristas, a saber, para profesores, centros docentes, estudiantes y para el proceso de aprendizaje en sí mismo. El uso de las TIC, como todo fenómeno, encierra ventajas y desventajas, la guinda del pastel radica en que los usuarios asuman su uso con responsabilidad y el compromiso de un aprovechamiento real, de acuerdo a sus necesidades y en función del proceso de aprendizaje.

 

  1. Referencias bibliográficas

 

Ausubel, D. (1976). Psicología educativa: un punto de vista cognoscitivo. México: Trilas.

Ballester, A. (2002). El aprendizaje significativo en la práctica. http://www.aprendizajesignificativo.es/libreria-digital/el-aprendizaje-s... [Consulta: 19-3 2020].

González Sierra, D. (2000). Una concepción integradora del aprendizaje humano. Revista cubana de psicología, 17 (2).

Gowin, D. B. (1981). Educating. New York: Cornell University Press.

Johnson-Laird, P. (1981). Mental models. Towards a Cognitive Science of Language, Inference and Consciousness. Cambridge: Havard University Press.

Majo, J. y. (2001). La revolución educativa en la era Internet. Barcelona: CissPraxis.

Novak, J. D. (1988). Teoría y práctica de la educación. Madrid: Alianza Universidad.

Rodríguez, M. (2011). La teoría del aprendizaje significativo: una revisión aplicable a la escuela actual. IN. Revista Electrònica d’Investigació i Innovació Educativa i Socioeducativa, 3 (1), 29-50.

Vergnaud, G. (1990). La teoría de los campos conceptuales. Recherches en Didáctique des Mathématiques, 10 (2,3), 133-170.

Viera Torres, T. (2003). El aprendizaje verbal significativo. Algunas consideraciones desde el enfoque histórico. Universidades (23), 37-43.

 

[1] Sobre el estudio de esta teoría y su significado original puede consultarse la obra de María Luz Rodríguez (2011).

[2] El principal aporte de Novak fue incluir la experiencia emocional en el proceso, así como el uso de los mapas conceptuales en función de la visualización y jerarquización de la información (1988).

[3] Gowin profundizó en el rol de los agentes y materiales educativos; asimismo estructuró el conocimiento a partir de preguntas centrales, diagrama que se conoce como la V heurística (1981).

[4] Johnson basó su modelo en el concepto de estructuras similares del entorno y las imágenes con el fin de un mejor entendimiento del mundo (Johnson-Laird, 1981).

[5] Se sustenta en la interrelación de conceptos que llevan a un significado, que de hacerse de forma independiente carecerían de valor (Vergnaud, 1990).

 

5
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!