Cómo crear un sentido de la responsabilidad en los adolescentes

Maria Pilar Garrido

Publicado el 09/02/2018 12:02

La adolescencia es una etapa complicada no solamente para los padres y madres, sino para los propios adolescentes. Es una etapa en la que las relaciones con los iguales cobran especial importancia y el sentimiento de amistad se ve muy reforzado dejando que la figura de la familia se quede relegado a un segundo plano. También es una época en la que empiezan a darse cuenta que ya no son unos niños y por lo tanto una etapa esencial para comenzar a tener responsabilidades. ¿Cómo podemos los padres desarrollar ese sentido de la responsabilidad en los adolescentes?

Aprende a confiar en ellos. Este es el principal punto y el más importante. Muchas veces los padres seguimos viendo a nuestros hijos como aquellos niños que un día fueron, pero debemos ser conscientes de que han crecido y que es necesario que tengamos confianza total en ellos. Además, esto también les servirá a ellos para que vean que cuentan con ese voto de confianza por nuestra parte y procurará cumplir con aquello a lo que se ha comprometido. 

Asegúrate que las normas establecidas quedan claras. Ese esencial para un desarrollo del sentido de la responsabilidad en los adolescentes que quede totalmente claro que han entendido las normas para que así puedan cumplirlas. También es importante que se negocien con ellos dichas normas, implicándolos en dicha decisión es más fácil que las cumplan. 

Hacerles ver que todo tiene sus consecuencias. Es necesario hacerles comprender que todo lo que hagan en la vida así como todas las decisiones que tomen tienen sus consecuencias, por lo que es importante que les enseñemos a evaluar los pros y contras de una situación antes de aventurarse a hacer algo. 

Promueve hábitos saludables. Bien es cierto que cuando intentamos crear el sentido de la responsabilidad en los adolescentes, les damos más libertad por ejemplo a la hora de irse a la cama, debemos enseñarles que no pueden acostarse excesivamente tarde porque estarán cansados al día siguiente para ir al instituto. Intenta crear un hábito familiar y que vea que tú, como adulto responsable cumples con ciertas normas y costumbres saludables, no hay mayor poder que el de la imitación. 

Aprender a darles su espacio y no controlarlos. Si se sienten controlados crearemos en ellos frustración porque sentirán que no confiamos en ellos. Es importante que los padres aprendamos a guiarlos por el camino que creemos que es mejor para ellos, pero sin ejercer un control excesivo en ellos para que no mine esa confianza. 

Comprender que la paternidad no siempre está reñida con la amistad. Esto nos permitirá sentirnos más cerca de nuestros hijos y crear la suficiente confianza como para que sepan que pueden contarnos cosas. Pero ojo, esto no quiere decir que no debamos ejercer como padres, no dudes en decir que no siempre que sea necesario. Parece algo sencillo pero es algo realmente complicado aprender a ser comprensivos y tolerantes con ellos sin ejercer excesivamente de padres. 

Respetar el ritmo de desarrollo de nuestros hijos. Cada uno es un mundo y se desarrolla a un ritmo diferente. Debemos ser conscientes de que las responsabilidades que les pidamos a ellos deben ser acordes con su personalidad y con su forma de ser, ya que si le pedimos algo que sabemos que no va a ser capaz de cumplir crearemos en ellos una sensación de frustración. 

Pero sin duda, para un desarrollo del sentido de la responsabilidad en los adolescentes es esencial que seamos conscientes de que aunque creemos en ellos ciertas responsabilidades y cierto nivel de autonomía, seguimos siendo nosotros los responsables de su bienestar y de su seguridad.

No afrontemos la adolescencia con miedo, ya que es una etapa en la que poco a poco nuestros hijos irán madurando y haciéndose cada vez más responsables de su vida y de las decisiones que toman. Seamos partícipes y responsables de crear un sentido de la responsabilidad en los adolescentes de una manera activa y ayudémosles a hacerse adultos y a integrarse en la sociedad.  

 

1
¿Te ha pareceido interesante? ¡Vota este artículo!