Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Béisbol matemático: estudio de Matemáticas

Bárbaro Fernández Suárez

Publicado el 14/05/2018 17:05

 

Introducción

La matemática como ciencia ha surgido y se ha desarrollado gracias al ingenio e inteligencia del hombre. Esta, como agradecimiento, también contribuye al desarrollo interior del ser humano. Es por esto y otras muchas razones que es una especialidad que no debe faltar en el currículo de cualquier nivel de enseñanza. Pero, la Matemática como asignatura no tiene muchos seguidores, enfatizándose esto en los últimos 10 años.

Son varias las respuestas de los estudiantes al preguntarles sobre por qué no es la Matemática una asignatura preferida por ellos. Podemos citar algunas: mucho contenido, difícil y variado, muy abstracta, poco motivadora, entre otros. En muchas de estas respuestas, el profesor de Matemática tiene una gran cuota de responsabilidad, lo que ha sido planteado por varios investigadores y el autor ha evidenciado en la práctica.

Por esta y otras varias razones nos hemos propuesto buscar formas, vías, métodos, procedimientos para lograr un mayor interés de los estudiantes, principalmente, hacia la matemática. El autor propone un juego, sencillo, popular, motivante en la función didáctica evaluación, para elevar el estudio de los estudiantes por esta asignatura.

Desarrollo

El juego ha sido un recurso motivacional importante en el proceso de enseñanza aprendizaje de cualquier especialidad. Ha sido una de las herramientas, con este propósito, más utilizadas en la asignatura Matemática. Bravo (2014) resalta en sus investigaciones la existencia de un carácter lúdico en esta ciencia, lo que ha dado lugar a una buena parte de las creaciones más interesantes que en ella han surgido.

La matemática, por su naturaleza misma, es también juego. Quien comienza en un juego debe familiarizarse con sus reglas, relacionando unas piezas con otras. Lo mismo sucede con la matemática donde se comparan y se hacen interactuar los elementos de la teoría unos con otros. La práctica del juego junto al estudio de métodos, procedimientos, opciones, proporciona el conocimiento de los caminos hacia el éxito; similar accionar se requiere con la matemática y ha de ser el proceder de nuestros educandos, para asimilar y hacer profundamente suyos los conceptos, teoremas, procedimientos que han sido creados mediante la historia (De Guzmán, 2012). 

Se pueden citar algunos matemáticos que presentan trabajos en este contexto lúdico: Fibonacci (1170-1250); Cardano (1501-1576); Fermat (1601-1665); Pascal (1623-1662); Leibniz (1646-1716); Euler (1707-1783); Martin Gardner (1914-2010). Con seguridad el mejor camino para motivar a un estudiante consiste en ofrecerle un intrigante juego, chiste, paradoja, pareado de naturaleza matemática, cuestiones que los profesores «aburridos» tienden a evitar porque parecen frívolas.

  • Si el juego y la matemática tienen tantos rasgos comunes, entonces también participan de las mismas ventajas en su propia práctica. El autor concuerda con las planteadas por Muñiz, Alonso y Rodríguez (2014), y entre ellas podemos mencionar: 
  • tiene una cierta función en el desarrollo del hombre; 
  • se experimenta un sentido de liberación, de evasión, de relajación; 
  • produce placer durante su ejecución; 
  • da origen a lazos especiales entre quienes lo practican; 
  • mediante sus reglas, el juego crea un nuevo orden, una nueva vida, llena de ritmo y armonía; 
  • ofrece actividad contra pasividad, motivación contra aburrimiento, adquisición de procesos válidos contra rígidas rutinas inmotivadas que se pierden en el olvido.

En la motivación hacia el aprendizaje de contenidos matemáticos se pueden utilizar con gran provecho sus aplicaciones, su historia, las biografías de los matemáticos más interesantes, sus relaciones con la filosofía o con otros aspectos de la mente humana, pero posiblemente ningún otro camino pueda motivar más que un juego bien escogido. Pueden existir educadores en matemática que pongan en práctica otras formas, vías, métodos para elevar la motivación hacia esta ciencia, y así perfeccionar el proceso de enseñanza-aprendizaje de esta materia, pero, a opinión de Molera (2011) y del autor de este trabajo, los mencionados al inicio del párrafo son los más utilizados y por los que la mayoría de los matemáticos apuestan. 

Nuestro juego (Béisbol matemático) es muy sencillo, como fue mencionado anteriormente, y pensado preferiblemente para la Enseñanza Media Superior. Consiste en confeccionar equipos en el aula y, según las evaluaciones alcanzadas por los estudiantes, contabilizar las carreras de cada equipo. En la práctica se materializó en un grupo de séptimo grado, del municipio Rodas, provincia Cienfuegos.

-Se conformaron 3 equipos de 10 estudiantes cada uno (El grupo contaba con 30 estudiantes de matrícula y el objetivo es que jueguen todos los educandos).
-Los equipos se formaron de la siguiente manera: cada uno de los tres monitores, que eran los capitanes del equipo, fue pidiendo un miembro del grupo para integrar su equipo.
-Se explicaron las reglas del juego.

  • Cada pregunta escrita y trabajo de control es un ining.
  • El orden al bate es el del listado oficial que tiene el profesor. 
  • El estudiante que obtiene 10 (40) puntos, conecta home run.
  • El estudiante que obtiene 9 (36 – 40)) puntos, conecta triple.
  • El estudiante que obtiene 8 (32 – 36)) puntos, conecta doble.
  • El estudiante que obtiene 6 – 8) (24 – 32)) puntos, conecta hit.
  • El estudiante que obtiene menos de 6 (– 24)) puntos, es out.
  • Los hombres en base avanzan según la cantidad de bases que avanza el bateador; o sea, si hay hombre en segunda y el bateador conecta hit, el de segunda avanza hasta tercera.
  • Si en un ining se llega a acumular tres out, el próximo bateador entra al cajón de bateo con las bases limpias. El ining se acaba cuando haya bateado cada integrante del equipo; o sea, cada miembro del equipo batea una sola vez.

El profesor lleva las estadísticas del juego: las carreras por ining, la cantidad de hit, dobles, triples, home runs, de cada equipo.
  
Este juego puede ser modificado a conveniencia de los que lo ponen en práctica. Algunos cuestiones pueden ser decisión del educador o mediante consensos con los educandos:

  • La cantidad de equipos y el número de integrantes.
  • La formación de los equipos.
  • La confección del orden al bate. (Si se decide que el capitán del equipo conforme el orden al bate, esto podría traer algunos inconvenientes: inconformidad por parte de los integrantes del equipo, la consecutividad de estudiantes de mayor nivel y, en otra porción del orden al bate, de estudiantes de menor nivel, lo que influiría negativamente en la psiquis de los de menor nivel e incitaría, en menor medida, a la ayuda, en el estudio, de los más aventajados a los menos, y pudiera existir una disminución en la motivación hacia el estudio en comparación a si se pusiera en práctica el otro tipo de accionar.
  • La conclusión de cada ining.

Con la puesta en práctica de este juego se logró que los estudiantes más aventajados se preocuparan por el aprendizaje de sus compañeros de equipo; esto trajo consigo que se modificaran algunos grupos de estudio ya conformados teniendo en cuenta el lugar de residencia, cuestión que favoreció la calidad del aprendizaje en la asignatura, evidenciándose en los resultados de las evaluaciones, pues la cantidad de carreras iba elevándose a medida que avanzaban los ining (hubo sus excepciones, por supuesto).

Los profesores y estudiantes del centro percibían que pasaba algo con ese grupo con respecto a la matemática, por los comentarios de los estudiantes al dar los resultados de cada ining, cuestión esta que demuestra el alcance, en un gran por ciento, del objetivo propuesto por el autor: motivar a los estudiantes por el estudio de la asignatura.

Al concluir el curso escolar se otorgaron varios premios: equipo ganador; el estudiante que conectó mayor cantidad de home runs, triples y dobles. Entre los regalos a estos destacados se encontraba un folleto con acertijos matemáticos confeccionado por el autor, lo cual tiene como propósito continuar contribuyendo a la motivación por el estudio de esta ciencia.
 
Conclusiones

La motivación es una categoría psicológica de gran importancia en toda labor de las personas y en el ámbito educacional, aún más, pues contribuye a lograr metas que con la ausencia de esta categoría, pudieran no lograrse. Son varios los recursos, herramientas, formas de lograrla y todos podemos hacerlo. Solo basta tiempo, dedicación, interés, una idea, aunque creamos que no sea gran cosa.

Este es uno de los no muchos intentos del autor para contribuir a la motivación e interés de los estudiantes por la matemática y por su estudio. Es uno de sus propósitos inmediatos, el cual puede ser alcanzable. Esa es su meta.

Bibliografía

Bravo Lanzaque, Silvia de la Caridad. (2014). La actividad lúdica en las clases de consolidación de séptimo grado (Doctorado). Villa Clara : Universidad Central Martha Abreu.
De Guzmán Ozámiz, Miguel. (2012). Tendencias innovadoras en educación matemática. Universidad Complutense de Madrid. Recuperado a partir de http://www.mat.ucm.es/catedramdeguzman/drupal/migueldeguzman/legado/educ...
Molera Botella, Javier. (2011). Importancia de los factores afectivos en las matemáticas de educación primaria. Elaboración de un instrumento de evaluación. INFAD Revista de Psicología, 3(1), 345-354.
Muñiz Rodríguez, Laura, Alonso, Pedro, & Rodríguez Muñiz, Luis J. (2014). El uso de los juegos como recurso didáctico para la enseñanza y el aprendizaje de las Matemáticas: estudio de una experiencia innovadora. UNION Revista Iberoamericana de Educación Matemática, 39, 19-33.

 

1
¿Te ha parecido interesante? ¡Vota este artículo!