Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Qué es y algunas técnicas para trabajar la resiliencia en el aula

Rocío Cabrera

Publicado el 25/11/2021 13:11

Qué es y algunas técnicas para trabajar la resiliencia en el aula.

A lo largo de nuestra vida todos pasamos por situaciones complicadas en las que no sabemos cómo actuar y que nos afectan emocionalmente, como pueden ser desde una ruptura amorosa o alguna dificultad económica, hasta la muerte de un ser querido. Sin embargo, cada persona reacciona de una forma y puede tener sentimientos totalmente diferentes. Lo más importante es conseguir que aquello que haya pasado no nos haga sentir que no podemos superarlo, sino todo lo contrario que consigamos asimilarlo y vencerlo.

Es aquí cuando aparece el término resiliencia tratándose de la capacidad que tienen las personas para conseguir superar y adaptarse a situaciones adversas o traumáticas.

Algunas de las ventajas que presentan las personas resilientes son, por ejemplo, la temprana recuperación ante situaciones complejas, un mayor rendimiento, una mejor salud tanto mental como física, o menor riesgo para padecer ansiedad, entre otras muchas.

Entre las características que presentan estas personas, encontramos que son conscientes de sus capacidades y sus límites, lo cual va a permitir el establecimiento de objetivos reales, disminuyendo la posibilidad de frustración ante un objetivo propuesto que jamás se hubiese podido alcanzar. Conocen las posibles causas de una situación negativa y evitan así, repetirlas en el futuro. Suelen ser optimistas, pacientes y perseverantes. Cambian su visión ante las situaciones complejas y las ven como una posibilidad de aprendizaje y superación.

Además, llevar a cabo esta práctica trae numerosos beneficios como la mejora de la autoestima, mejora la capacidad de resolución ante diferentes conflictos, menor autocrítica y mayor autoconocimiento.

De aquí surge la necesidad de trabajarla, siendo importante tratarla a edades tempranas ya que es cuando mayor capacidad de aprendizaje y adaptación se tiene. Y no solo esto, sino que resiliencia y aprendizaje tienen, una estrecha relación, pudiéndose llegar incluso al fracaso escolar debido a la falta de esta capacidad.  Por ello, vamos a ver algunas formas de trabajar la resiliencia desde el aula.

Una forma de trabajar la misma, es a través de la educación emocional, ya que cuanto más conozcan sobre el ámbito mayor será su autoconocimiento. Esto va a permitir que aprendan a identificar sus estados de ánimo, sepan expresarlos y, por lo tanto, aprendan a controlarlos. Para ello, proponemos el siguiente juego. El alumnado deberá crear su propio libro de emociones.  De esta forma, cada página contendrá una emoción diferente, en la cual deberán pegar distintas imágenes que muestren la misma. Esta actividad se trabajará progresivamente, empezando por emociones más fáciles de reconocer hasta las más complejas. Además, podrán ir añadiendo situaciones en las que ellos mismos hayan reconocido estos sentimientos.

También puede trabajarse a través del diálogo y el debate. Para lo cuál podemos proponer algún tema concreto y dividir la clase en dos grupos. Uno de ellos debe apoyar el tema y defenderlo, mientras que el otro debe ir en contra. Posteriormente, se rotará y los que lo han defendido pasarán a ir en contra, y al revés. Se debe tener en cuenta que siempre se debe respetar el turno de palabra, eliminando a aquellos alumnos que no lo hagan.

Por último, podemos poner en práctica el aprendizaje de resolución de conflictos. Aquí, haremos pequeños grupos de unos 4 alumnos. A cada grupo se le propone un problema y cada uno de los miembros debe aportar una solución sin repetir la de sus compañeros. De esta forma además de trabajar la resolución de conflictos, veremos las diferentes formas que puedan darse de comprender una misma dificultad.

Estas son tan solo algunas de las formas en las que se puede trabajar la resiliencia, pero existen multitud de ejercicios para ello que podemos llevar al aula, incluso tratándolo de forma transversal al resto de materias. Por lo que no existe ninguna excusa para no fomentar esta habilidad tan importante en  el alumnado para su futuro.

 

0
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!