Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Cómo realizar un proyecto social

Juan Garcia

Publicado el 27/06/2019 18:06

El principal objetivo de un proyecto social es el de realizar un cambio, el de comenzar a programar una acción solidaria encaminada a mejorar la sociedad. La elaboración de un proyecto social conlleva una planificación de las distintas fases y  partes bastante detallada. Es en la parte inicial de dicho proyecto social donde se debe hacer especial hincapié en explicar cómo se desarrollará dicho proyecto y en el que se evaluará la viabilidad de la iniciativa. Veamos paso por paso las distintas etapas por las que debemos pasar para elaborar un proyecto social:

Planteamiento. Será el momento en el que detectaremos la necesidad a la que queremos dar solución. En esta primera etapa por lo tanto debemos definir el objetivo que va a impulsarnos a realizar el proyecto social. 

Alcance. Es el momento de ser ambiciosos y ver hasta dónde queremos llegar con nuestro proyecto social. Las metas deben ser claras, concisas y alcanzables, ya que si no, corremos el riesgo de caer en un desánimo si nos ponemos objetivos inalcanzables. 

Elaborar un plan de acción. En ese plan será donde plasmemos de manera detallada todos los objetivos e impactos que queremos lograr. Será gracias al cual tendremos la opción de atraer a donantes y voluntarios a nuestro proyecto social. 

Difundir. Internet y las redes sociales pueden ser las grandes aliadas de nuestro proyecto social. Es importante crear una página web, ya que gracias a ella podremos crear una imagen profesional y de seriedad. Las redes sociales pueden facilitarnos llegar a más personas que por medios más tradicionales, pero es esencial seleccionar de manera adecuada la red social que vamos a utilizar adaptándolo al objetivo de nuestro proyecto social. 

Contactos locales. Es importante tener contactos en nuestro entorno y que se nos conozca. A su vez, esto también nos servirá para comprobar las necesidades de nuestra localidad o provincia y comprobar la eficacia de nuestro proyecto social. 

Analizar la financiación. Es importante tener claro de cuánto dinero precisamos así de cómo se va a invertir para presentarlo a las diferentes empresas a las que vamos a solicitar ayuda. No es obligatorio ceñirnos o buscar ayuda únicamente del ámbito privado, podemos también buscar ayuda de administraciones u organismos públicos o fundaciones. 

Evaluación. La evaluación se debe hacer desde el momento en el que nos planteamos llevar a cabo un proyecto social, ya que comenzaremos con una evaluación inicial delas necesidades y a lo largo de toda la puesta en marcha deberemos ir evaluando cómo se está desarrollando todo el proceso para adaptarnos a las necesidades del momento.

Si os interesa este tema os recomiendo encarecidamente el máster de director de centros de menores, donde os formareis y seréis capaces de realizar y llevar a cabo un proyecto social. 
 

1
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!