15/03/2017 - 18:25

El Aprendizaje Basado en Problemas o ABP se basa en la investigación y reflexión que siguen los alumnos para llegar a una solución ante un problema que se les plantea en clase por parte de la profesora o del profesor.  

Autores como Exley y Dennick (2007) realizaron una clasificación sobre las diferentes fases del ABP: 

 Otorga un papel protagonista al alumno en su propio aprendizaje ya que le estimula a participar activamente en su proceso de aprender. Esto provoca un cambio en el papel del profesor, este pasa a ser un tutor o guía en el proceso de enseñanza-aprendizaje, ya que deja de ser la  única fuente de conocimiento del aula. El aprendizaje nace de la experiencia propia de cada persona y de interacción con los demás, se trata de un aprendizaje que requiere de trabajo tanto a nivel individual como colaborativo, por ello, el alumnado desarrolla competencias como el trabajo en equipo, la solidaridad, etc., consiguiendo con ello un verdadero aprendizaje significativo.

El aprendizaje significativo, según David Ausubel, es un proceso por el cual el alumno integra el conocimiento nuevo en estructuras de conocimiento ya existentes.

La evaluación de este aprendizaje debe ser a través de:

  • Casos prácticos.
  • Un examen que no esté basado en la reproducción automática.
  • En la autoevaluación.
  •  La co-evaluación (evaluación entre pares).

Si queréis saber más sobre esta metodología de aprendizaje, es recomendable leer la guía que realizó la Universidad Politécnica de  Madrid a la que podéis acceder haciendo clic aquí.