Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Anatomía de la elección ¿Qué niños y niñas queremos?

maria xose gonzalez cruz

Publicado el 11/05/2018 11:05

La etapa educativa del 0-3 es uno de los momentos más cruciales del ser humano. Se producen cambios muy importantes evolutivos y de madurez, que dejarán huellas profundas en nuestro ser, como personas individuales y sociales. Qué modelo educativo elegimos y porqué, la reflexión es necesaria.

¿Cómo vemos y miramos a un niño o niña durante sus primeros años de vida? De nuestra mirada como adultos pasa el futuro de las relaciones sociales, de los modelos de convivencia con normas y valores.

¿Creemos en la necesaria mirada del niño o niña? ¿En su expresión compleja? ¿En su libertad como persona de acción? ¿En sus capacidades individuales? ¿En la posibilidad transformadora y educadora que ejerce sobre el adulto?  ¿Creemos en la capacidad de enamoramiento del otro? ¿En la conquista del ser humano por ser, existir, conocer, crecer?

Quisiera fijar la mirada sobre la anatomía de elección de modelos educativos para la primera infancia, una etapa no obligatoria en nuestro sistema educativo actual, y considerada por unos como educativa, y por otros como puramente asistencial. Tanto administraciones públicas como empresas privadas ofrecen un amplio abanico de posibilidades para el cuidado de uno de nuestros bienes más preciados, los niños y niñas de 0 a 3 años de edad. Las familias se encuentran con escuelas infantiles, guarderías, casas nido, puntos de atención a la infancia..., ¿qué elegimos y por qué?, ¿cuáles son las razones y motivos?, ¿qué proponen para los niños y niñas y a sus familias?

Con estas elecciones se da forma inevitable la visión social de la primera infancia, de sus padres y familias y de los profesionales que los acompañan.

Todas y todos somos los responsables, como creadores originales y únicos de nuestra propia imagen vital, y de la proyección que se hace en nuestros niños y niñas.

Nos podemos permitir elegir, alguien podría decir que a pesar de haber múltiples factores extrínsecos a nuestra naturaleza humana que nos lo impiden, ¿por qué no podemos hacerlo? Ya que el ser humano pertenece al mundo de la belleza, el amor, el respecto. Es tarea de cada uno de nosotros como individuos concebir la educación como tarea familiar y también social y escolar.

Nuestra sociedad demanda cada vez más profundidad en la tarea educativa compartida, en su revisión, en su seriedad. Esto es, resulta imprescindible que reflexionemos todos y todas, ¿qué niños y niñas queremos?

4
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!