Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Intervención de un trastorno psicomotor

Alejandro Martín

Publicado el 07/05/2019 12:05

Es esencial una temprana intervención en cuanto se detecta algún trastorno psicomotor en los niños y niñas, ya que este tipo de alteraciones pueden influir de manera negativa en varios aspectos del desarrollo del niño poniendo en riesgo su desarrollo integral. 

Algunas de las principales características con las que podemos comenzar a pensar en que el niño o la niña esté desarrollando algún trastorno psicomotor puede ser por ejemplo una debilidad motriz que se manifiesta en una torpeza en sus movimientos así como en la incapacidad de relajar ciertos músculos de manera voluntaria o por ejemplo si vemos que les  cuesta orientarse en el espacio o llevar a cabo de realizar un movimiento concreto que conoce a la perfección. Aunque también podemos ver señales de que existe algún trastorno psicomotor  en su contexto social, ya que la mayoría de los niños pueden presentar señales como miedo a caerse tras ser empujados o no se sienten seguros con su entorno, lo cual les lleva tener problemas de relaciones sociales. 

Las manifestaciones de cada trastorno psicomotor son muy individuales en cada uno de los casos, pero podemos hacer una clasificación de los principales signos de trastornos que nos podemos encontrar:

- Debilidad motriz: Se representa principalmente por una torpeza de movimientos, una relajación y contracción muscular involuntaria. 

- Inestabilidad motriz: Es incapaz de inhibir sus movimientos y de mantener un esfuerzo de forma constante. 

- Inhibición motriz: Por culpa de un temor a la desaprobación “del otro”, el niño o la niña inhibe sus movimientos. 

- Retrasos de maduración: Esto también afecta al plano psicológico, ya que normalmente el niño o la niña pueden presentar inmadurez afectiva, actitud infantil o dependencia. 

- Disarmonías Tónico-Motoras: Se refiere a una mala regularización del tono del músculo, como la Paratonia o Sincinesias.

- Trastornos del esquema corporal: aquí principalmente podemos detectar trastornos de la lateralidad o que el niño o la niña es incapaz de reconocer y nombrar en su cuerpo alguna de sus partes. 

- Apraxias Infantiles: En este caso conoce el movimiento que debe hacer pero no es capaz de realizarlo correctamente.

- Dispraxias Infantiles: Esto ocurre cuando existe una falta de organización del movimiento, algunas de las áreas más afectadas son el esquema corporal y la orientación tiempo-espacial. 

Es importante que en educación se trate cualquier trastorno psicomotor, por lo que desarrollar talleres de psicomotricidad en el aula sobre todo a edades tempranas puede ser un buen método para diagnosticar de manera temprana cualquier tipo de trastorno psicomotor en el alumnado. 
 

1
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!