Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Cómo detectar el mutismo selectivo infantil

Alicia Lozano

Publicado el 12/12/2019 11:12

El mutismo es un tipo de trastorno que hace referencia a la mudez, es decir, se produce cuando el niñoa/a deja de hablar produciéndose la ausencia de esta durante un periodo de tiempo prolongado. Este trastorno puede llegar a tratarse con mayor índice de logro en los casos en los que su diagnóstico y detección se hayan producido con antelación.

 

Los sujetos que padecen de mutismo suelen mantenerse en silencio ante determinadas situaciones, las causas pueden ser varias y se activan de forma voluntaria o como consecuencia de una condición que escapa a su control.

 

Existen varios tipos de mutismo, se pueden destacar:

Retraso puro del habla: Se produce cuando el niño/a presenta poca madurez motora del habla (tartamudea, realiza alteraciones fonéticas, no pronuncia bien algunas palabras, etc).

Retraso simple del lenguaje; Este tipo de mutismo, se produce cuando además las confusiones del niño/a no sólo pueden ser tipo fonético, sino también semántico, morfológico.

Mutismo total: Se produce cuando se produce una desaparición total del lenguaje hablado.

Mutismo selectivo: Se produce cuando el habla del pequeño queda inhibida completamente en determinadas situaciones sociales.

 

¿Cómo detectar si tu hijo padece de mutismo?

Algunos de los síntomas más evidentes son la timidez excesiva, el aislamiento social, el retraimiento, el rechazo escolar, además pueden presentarse otros síntomas como:

 

- Dislalias: Dificultad para pronunciar ciertos fonemas.

- Diglosias: Trastorno de la articulación de los fonemas producido por deformaciones anatómicas.

- Rinolalias: Omisión de algunos sonidos vinculada a un timbre nasal de la voz.

 

Factores que predisponen al mutismo

No existen factores que predisponen al mutismo pero sí hay que tener en cuenta ciertas consideraciones como:

- La familia no sobreproteja  al pequeño.

- El niño/a no reciba poca estimulación del habla.

- El niño/a no tenga problemas familiares.

- El niño/a no desarrolle ansiedad tras su llegada a la escuela.

 

Es muy importante en estos casos trabajar en base a la desmutización (tratamiento contra la mutidez) ya que es la base a seguir para conseguir un pronóstico favorable de recuperación, aunque, teniendo siempre presente que esta labor requiere de colaboración de todos los agentes implicados, generando un clima de confianza óptimo en el niño/a que necesita de intervención.

1
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!