El TDAH en la adolescencia, ¿realmente sabemos cómo tratarlo?

Judith Illescas

Publicado el 18/03/2016 10:03

Los últimos datos recogidos en España, demuestra que ha aumentado los casos diagnosticados de TDAH. En la actualidad, el 4.6% de los niños en edad escolar sufren este trastorno de déficit de atención e hiperactividad, siendo más comunes en los chicos que en las chicas. El hecho de que tengamos datos que reflejan el aumento de este trastorno en la sociedad, no es debido a que haya más casos de TDAH sino más bien que, gracias a los medios avanzados y a la mayor concienciación entre padres, profesores y especialistas, se puede manifestar y diagnosticar el mismo.

La adolescencia es sin duda una de las etapas de desarrollo del niño más importantes y por tanto un momento de cambio en la familia, tanto que es ocasiones estos no son capaces de diferenciar cuando su hijo o hija está pasando por una etapa propia de la adolescencia o si se trata de un trastorno. Ahora bien ante ello, es importante resaltar que, antes del tratamiento se tiene que llevar a cabo un diagnóstico para determinar este trastorno y ya posteriormente comenzar con el tratamiento a través del personal sanitario de primaria que abordan este tipo de patologías, ya que suele tener lugar en la infancia y se perpetua en la adolescencia y a veces hasta la edad adulta; se estima que más del 80% de los niños que presentan este trastorno continua en la adolescencia, y entre el 30-65% a la edad adulta. En tal caso, suele reducir algunos síntomas, como la hiperactividad motriz, y aumentar la impulsividad.

Para poder comprender un poco mejor el TDAH en el adolescente, es importante conocer sus principales síntomas, los cuales son: - Inmadurez cognitiva y emocional, escasa expresividad, dificultad en la relaciones sociales, falta de iniciativa y autonomía, problemas académicos y de aprendizaje, etc., (inatención) - Dificultad para aceptar límites, actitud desafiantes, mayor riesgo de adicciones, rechazo de los estudios, …(impulsividad) - Sobrecarga de objetivos propios, dificultad para concluir tareas, movimiento constante, entre otras. (Hiperactividad)

En ramas generales, el TDAH tiene un importante impacto en el adolescente y en su entorno familiar, lo que conlleva a un mal desarrollo de la autonomía de la persona, alta frustración, problemas afectivos, miedo al futuro, autoconcepto negativo, malas relaciones tanto con su grupo de iguales como con la familia., etc. Ahora bien, ¿qué puede causar esta patología? Puede ser por la condición biológicas, es decir por genética o por el desarrollo del propio sujeto, y por condiciones ambientales que le rodea durante su desarrollo: resultados académicos, entorno familiar, estimulación, entre otras.

Para concluir, vamos a presentar el posible tratamiento a este trastorno. Antes de determinar el tratamiento, es importante llevar a cabo un diagnóstico adecuado, y a partir de ahí, se puede establecer el tratamiento que resuelva los problemas psicológicos afectivos y sociales, ya que es el pilar de esta patología. El tratamiento, no es únicamente para el afectado, sino también para su entorno, ya que se suelen realizar cambios con nuevas rutinas, potenciando el apoyo emocional y evitando comportamientos o ejercicios que provoquen conductas perjudiciales, a través actividades que comporten conductas positivas. A la hora de llevar a cabo el tratamiento, hay que tener siempre en mente que hay que dar respuesta a las necesidades, por ello la importancia de realizar un buen diagnóstico.

Por lo tanto, hay varias formas de favorecer al adolescente con TDAH: - Tratamiento psicológico: terapia de conducta, entrenamiento para los padres, terapia cognitiva y entrenamiento en habilidades sociales. - Tratamiento psicopedagógico: reeducación psicopedagógica. - Tratamiento farmacológico. - Tratamiento alternativo y complementario.

Para más información, podéis echar un vistazo aquí  

0
¿Te ha pareceido interesante? ¡Vota este artículo!