Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

El efecto Mozart: los beneficios de la música en nuestra vida

Maria Pilar Garrido

Publicado el 09/11/2016 18:11

Julia vuelve al colegio. Misma hora, mismo lugar y mismos alumnos. Pero ellos no la esperan como a cualquier maestra. Los alumnos están deseando que llegue la hora de Conocimiento del Medio para que Julia entre por la puerta de la clase. Y es que esta maestra se ha salido del canon de las clases magistrales, su acompañante: Mozart.

Desde el año 1993 se han ido realizando varios experimentos para demostrar que escuchar música de dicho compositor tiene importantes beneficios para el organismo, algo conocido como el efecto Mozart. A día de hoy, todavía no se ha demostrado por completo, aunque sí se ha demostrado que escuchar durante unos minutos música clásica, provoca un aumento en el rendimiento intelectual.

Aparte del nombrado efecto Mozart numerosos estudios afirman que escuchar música mientras trabajamos o estudiamos no hace que nos distraigamos más como siempre se ha creído, sino que mejora el funcionamiento del cerebro. A esto le podemos añadir  que nos aleja de los posibles ruidos que puedan existir y por lo tanto, desviarnos de posibles distracciones.

Aunque también podemos encontrarnos con sus detractores, ya que en contraposición con esto, unos estudios según un artículo publicado en “Applied Cognitive Psychology” afirman que si vamos a realizar una actividad que suponga un reto para nuestro cerebro, como por ejemplo estudiar para un examen un temario nuevo, lo mejor es hacerlo en silencio. Aunque esto, no debe echarnos hacia atrás, ya que son mucho más numerosas las ventajas que ofrece la música para nuestro desarrollo. Por ejemplo, la música mejora nuestra resistencia hasta en un 15% cuando hacemos deporte.

Las ventajas del efecto Mozart y de la música en general las podemos trasladar al mundo de nuestros hijos, ya que como se ha comprobado recientemente, los niños que aprenden a tocar un instrumento musical desde pequeños tienen más desarrollada la parte de la comunicación humana, y como consecuencia, adquieren un mejor vocabulario y una mejor capacidad de lectura.

Todas estas ventajas del efecto Mozart y de la música en nuestras vidas se están viendo inmersas en el mundo de la educación. Cada vez son más los maestros que como Julia, utilizan la música sobre todo en etapas de educación infantil, ya que los niños a esa edad comienzan a comunicarse y expresarse así como a integrarse en la sociedad para ayudarles a lograr una autonomía en sus actividades del día a día.

A su vez, la música es un claro apoyo para la alfabetización de los niños,  ya que las canciones, acompañadas de gestos son una gran ayuda para que comprendan el significado de las palabras, así como el potenciar la capacidad de concentración y su memoria.

Pero no hace falta que nos centremos únicamente en los niveles de educación más básicos, ya que la música es utilizada en numerosas ocasiones  en los cursos de Educación Secundaria e incluso Bachillerato para hacer más llamativas las asignaturas para los jóvenes estudiantes. Así, el rap, el rock y la música clásica son los tipos de música más utilizados como metodologías didácticas. Por ejemplo, en una clase de Lengua, han sido utilizadas letras de canciones de rap para aprender a realizar la medición de sílabas métricas.

Tengas un día bueno o malo, estés sólo o acompañado, está claro que la música es nuestro mejor aliado para cualquier situación. Ponte música y déjate llevar.

10
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!