Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Emoción, secreto de la educación

Tamara Lopez Ortega

Publicado el 06/04/2021 17:04

Después de los tiempos vividos y en los que estamos sumergidos, resulta fundamental desplegar las mejores habilidades para demostrar que se sale de situaciones adversas y que esos momentos nos nutren de aprendizaje, para ello son necesarias dosis de amor, respeto, amabilidad, tolerancia… interpelando sobre los valores más profundos.

Abogando por una enseñanza donde sean los propios docentes los que tengan presente sus propias infancias y qué tipo de docente les hubiera gustado tener a su lado. Contribuyendo así a la formación y desarrollo integral de cada niño y niña como personas éticas que actúen en consecuencia cuando no tengan a un adulto cerca.

Una enseñanza que aborde temas tan esenciales para el desenvolvimiento de la vida como son la autoestima, la gestión emocional, el autoconocimiento emocional y la empatía.

Conociendo que todas las emociones son necesarias y que están conectadas entre sí, resultando imprescindible que haya un equilibrio entre ellas. Las emociones hacen posible nuestra adaptación al mundo, estando preparados para reaccionar ante una situación que se nos presente, donde impere la educación emocional dentro del currículo, que tenga el peso que merece y del que el proceso de enseñanza-aprendizaje se beneficiaría.

Tras la carga emocional, la ansiedad que se ha desatado por el COVID-19 resulta necesario desarrollar habilidades socioemocionales enfocados en el alumnado.

Según Rafael Bisquerra y Nuria Pérez, investigadores de la Universitat de Barcelona recogen la siguiente afirmación, “La educación emocional es un proceso educativo, continuo y permanente que tiene como fin aumentar el bienestar personal y social, como elemento del desarrollo humano.”

Desarrollar habilidades de aprendizaje socioemocionales ayuda a bordar desde la calma y el equilibrio las situaciones estresantes, de ahí la conclusión y el objetivo de tomar conciencia de la importancia de la prevención que empieza por una educación emocional para favorecer el desarrollo de la educación cuando se parte del equilibrio emocional.

Diferentes investigaciones acontecidas hasta ahora han recalcado la relevancia de introducir en el curriculum las habilidades socioemocionales ya sea en la educación formal, no formal e informal y en todos los niveles educativos.

Para que esto resulte efectivo es primordial trabajar sobre el principal pilar para el posterior desarrollo, son nada más y nada menos que los docentes, son ellos y ellas las que predican actúan como modelo para sus alumnos.

No olvidemos que la educación es humana y es donde se forman las primeras relaciones, que deben ser sanas.

Recientes investigaciones en el campo de la neuroeducación han concluido que el cerebro es el responsable de las decisiones, comportamientos y maneras de aprender, desde el cómo aprendemos y cómo enseñar de manera más efectiva a los alumnos. Quizás es el momento de tomar en consideración las recientes investigaciones para mejorar la práctica docente y dotar a la enseñanza toda la importancia que merece aunando en una sola, neurociencia, psicología y educación. De ahí la raíz de la unión inteligencia emocional y aprendizaje como la base de todo comienzo para el asentamiento de unas bases solidas para el futuro, considerando la plasticidad cerebral, su maduración y el desarrollo en las primeras etapas, donde la plasticidad cerebral tiene mayor relevancia en la infancia.

Siguiendo el hilo anterior nos embarcamos en unas de las claves del aprendizaje y es la motivación. Esta juega un papel clave en la atención y en la memoria pues el proceso cerebral que genera la motivación es la dopamina la cual nos hace que seamos capaces de focalizar nuestra atención en la tarea a realizar. Tener un motivo es factor clave en el interés por aprender algo nuevo, a veces captar es lo más difícil conseguir en un alumno pero es el punto clave para centrarlo en la tarea y se mantenga en ella. Cuando se permanece en la tarea para conseguir nuestro objetivo nuestro cerebro genera adrenalina y noradrelina, una vez que hemos obtenido nuestra recompensa el cerebro genera serotonina la cual nos hace sentirnos bien, eufóricos por haber obtenido lo que deseamos. Si todo este proceso del cerebro lo tenemos en cuenta en el ámbito educativo el aprendizaje seria más efectivo y más fácil abordar nuevos contenidos.

Quizás sea hora de implementar el coaching dentro del proceso educativo con la llamada Programación Neuro Lingüística. Un instrumento de mejora de la enseñanza la cual contribuye a la utilización del lenguaje como el vehículo con el que el que el niño y la niña conoce el ambiente en el que se desenvuelve y desarrolla su personalidad. La PNL es una estrategia de comunicación que se basa en el desarrollo de la persona en su conducta y que sepa adaptarse al medio y a los acontecimientos que se presenten. La PNL en la educación mantiene una relación entre el pensamiento que se transforma en emoción y a su vez esta emoción se transforma en palabras. Por tanto el docente y el alumno se mueven, deciden y aprenden influidos por las emociones.

Como conclusión destacar que el aprendizaje debe abordarse teniendo en cuenta que intervienen todas las capacidades, las emociones, las habilidades, los sentimientos y motivaciones, el aprendizaje engloba el contenido conceptual, el procedimental y el actitudinal.

4
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!