Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Una aproximación a los juegos de rol como herramienta educativa.

Jesús Francisco García Salado

Publicado el 22/05/2017 13:05

“No dejamos de jugar porque envejecemos; envejecemos porque dejamos de jugar.”

George Bernard Shaw.

Vivimos en una sociedad donde las tecnologías de la comunicación nos parecen arrastrar a un mundo conectado y sin embargo aislado socialmente. Son, tristemente, frecuentes los casos donde la obesidad fruto del sedentarismo son causa de enfermedades derivadas que desde las escuelas debemos abordar con prontitud para tratar de revertir en algún grado la situación.

Desde mi experiencia, he visto como los especialistas en el área de la Educación Física tratamos de luchar contra este problema usando las herramientas que nos proporciona el currículum. Tratamos de educar y concienciar, intentamos generar gusto por la actividad física y a veces sentimos la frustración de ver como nuestros esfuerzos parecen infructuosos. ¿Es posible que nos equivoquemos al tratar de usar nuestras herramientas?

Partamos desde el Principio de Individualización, examinemos al individuo y pensemos con detenimiento ¿Por qué el niño/a no quiere o no realiza actividad física? Las primeras respuestas que se nos vienen a la mente hablan sobre la falta de posibilidades, la escasez de instalaciones, familias desestructuradas, problemas sociales o falta de hábito. Pero ¿Y si el educando no realiza actividad física porque no encuentra una actividad física que le motive?

Ilustración 1 - Componentes para la motivación inicial

Primero vamos a plantearnos como se induce a una actividad. Primero el sujeto tiene un conocimiento previo de la actividad que se le presenta y forma una imagen mental, que puede ser negativa o no. Con esa imagen, hace una valoración y determina si recibirá una satisfacción por la práctica de la misma, decidirá si la actividad será placentera para él/ella. Finalmente, con toda esa información que puede resultar errónea o inexacta, decidirá si merece la pena realizar la actividad por decisión propia o no. Tras la experimentación podrá hacer un feedback donde podrá saber si quiere seguir con la práctica o de lo contrario, si decide abandonarla.

Eso no es determinante para el objeto de este artículo, pero si importante para abordar la siguiente pregunta ¿Estamos abordando este problema social desde una perspectiva correcta? Muchos niños/as sienten un rechazo hacía el deporte, otros tienen problemas para relacionarse en determinadas situaciones sociales y necesitan sentirse cómodos en ambientes controlados donde puedan desarrollar sus habilidades sociales.

Pero no enfocaremos únicamente el desarrollo al área de Educación Física y al problema del sedentarismo y sobrepeso. Tenemos ante nosotros una herramienta con un potencial vastísimo, capaz de abarcar dentro de sí todo el currículum y con un potencial ilimitado.

Observando el avance de la pedagogía, en la cual apreciamos la integración de las áreas en un conjunto único donde se trabaje de forma interdisciplinar para generar un aprendizaje significativo y competencial que facilite el desarrollo integral y pleno de nuestros alumnos/as. El futuro se dibuja con una escuela abierta, que fomente los centros de interés para permitir el máximo desarrollo potencial y que cada individuo sea capaz de realizarse plenamente dentro de la sociedad.

¿Por qué los juegos de rol pueden ayudarnos a potenciar este desarrollo? Para ello hay que entender que aportan los juegos de rol a la labor del docente.

Ilustración 2 - Aportaciones de los juegos de rol al desarrollo

Entendamos que al trabajar usando juegos de rol fomentaremos el desarrollo y entrenamiento de las siguientes habilidades:

  • Habilidades de lecto-escritura: Potenciamos las habilidades expresivas, la escritura y la lectura. Además trabajamos la creatividad o el vocabulario.
  • Habilidades Matemáticas y lógicas: Las medidas, cálculos aritméticos, puzles, enigmas, sistemas de numeración, geometría son algunas de los contenidos asociados a los juegos de rol.
  • Habilidades Científico-tecnológicas: El medio ambiente, sobre la fauna o flora, manejo de TICs, manejo de instrumentos no habituales en la escuela.
  • Habilidades Sociales y emocionales: Relaciones sociales de igual a igual en ámbitos controlados, resolución de conflictos, dramatizaciones para entender la expresión de las diferentes emociones y trabajo de la empatía.

 

Podríamos profundizar en la aportación a las competencias por parte de los juegos de rol. Con una exposición más a fondo de los significativos contenidos desarrollados al aplicar esta metodología, sin embargo eso sería tema de un desarrollo más amplio y exhaustivo.

Es importante entender que es en sí un juego de rol y que supone la práctica de los mismos.

Tomaremos la definición del juego que nos dice que “para que una actividad sea reconocida claramente como juego debe reunir una actividad agradable, que su desenlace no sea controlado por el jugador, y que no obtenga una ganancia separada de la propia del juego mismo”. (Navarro, 2002).

Al analizar este concepto, damos de bruces con una tendencia de actualidad que se convierte en una estrategia que se abre paso cada día más en nuestras aulas. Hablamos de la gamificación que Ramírez (2014) entiende como "Gamificar es aplicar estrategias (pensamientos y mecánicas) de juegos en contextos no jugables, ajenos a los juegos, con el fin de que las personas adopten ciertos comportamientos".

¿Pero, qué es un juego de rol?  Diremos que:

Es un juego, con todo lo que esto conlleva: libertad, diversión, entretenimiento, no realidad, reglas propias... Por otro lado, es de rol: modelo de comportamiento social. Es por esto que los juegos de rol los podemos definir como aquellas actividades lúdicas en que los participantes interpretan modelos de comportamiento que no son los suyos.” (Brell, 2006).

Por ello, debemos de darle unas determinadas características que nos permitan hacer de ellos un elemento educativo capaz de contribuir, como el resto de los contenidos, a conseguir los fines y objetivos que la educación se plantea. A continuación, veremos algunas de estas características (Gutierrez Delgado, 2010).

Ilustración 3 - Características de los juegos como medio educativo según Gutiérrez Delgado (2010)

Es por ello, que como conclusión, determinaremos que nos encontramos ante una “vieja y nueva” herramienta metodológica que evoluciona diariamente gracias a las nuevas formas de comunicación y que nos permite abordar de forma interdisciplinar los contenidos curriculares. Estamos ante la evolución del juego simbólico e imitativo, ofreciéndoles a nuestros alumnos la oportunidad de vivenciar los contenidos del currículo mientras estimulan su creatividad, sus habilidades sociales y su asertividad.

Bibliografía:

Brell, M. (2006). Juegos de rol. Educación Social: Revista de intervención socioeducativo., 104-113.

Gutierrez Delgado, M. (2010). El juego y la educación física. Sevilla: Wanceulen.

Navarro, V. (2002). El afán de jugar. Teoría y práctica de los juegos motores. Barcelona: INDE.

Ramírez, J. L. (2014). Gamificación. Mecánicas de juegos en tu vida personal y profesional. Madrid: SC Libros.

VV.AA. (1998). Psicología de las edades: del nacer al morir. (A. y. Linares, Trad.) Madrid: Ediciones Morales.

7
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!