Imagen generica
¿Aún no estás registrado?
Regístrate ahora, son 2 minutos

Actividades para el desarrollo psicomotriz infantil

Paula Vivas Cano

Publicado el 29/11/2019 13:11

La psicomotricidad o desarrollo psicomotriz es una técnica que se utiliza para ayudar al desarrollo de cuerpo y mente de niños y niñas en edad infantil a desarrollar sus movimientos corporales, a fomentar las relaciones con iguales, a controlar sus emociones y a favorecer el desarrollo global del niño/a. En palabras más técnicas, la psicomotricidad hace referencia al nivel de desarrollo del sistema nervioso central como principal regulador de los movimientos y el funcionamiento cognitivo y emocional. Esta engloba todos los factores psicológicos y físicos involucrados en el desarrollo infantil, que miden la evolución y el crecimiento de niños y niñas. 

Esta técnica les permite tener la capacidad de controlar mejor sus movimientos e impulsos emocionales y, además, una mejor adaptación al medio familiar, escolar y social. La estimulación de la psicomotricidad en estas edades tan tempranas conlleva muchas ventajas para su desarrollo físico y psicológico. Se ha llegado a saber que niños y niñas que han trabajado desde muy pequeños, suelen desarrollar más rápido algunas destrezas y habilidades musculares, su pensamiento crítico, mejora de la memoria y también de la concentración. De una forma más esquemática, podemos desglosar el desarrollo psicomotriz en tres partes:

-    A nivel motor: permite al niño/a dominar su movimiento corporal.
-    A nivel cognitivo: permite perfeccionar la creatividad, atención, concentración y memoria.
-    A nivel social y afectivo: permite al niño/a tener un mayor autoconocimiento, relacionarse con los demás y afrontar sus miedos.

En relación a las habilidades que se engloban en el proceso de la psicomotricidad , se trabajan las siguientes: 

    Dominio corporal o conciencia y conocimiento de las dimensiones del propio cuerpo.
    Lateralidad: es el uso preferente de un lado u otro del cuerpo para realizar determinadas tareas. Los niños y niñas la definen de manera natural, ya que si se forzara no podríamos evitar futuros problemas en su desarrollo.
    Reflejos o reacción hacia estímulos externos.
    Equilibrio.
    Estructuración espacio-temporal: comprender relaciones espaciales que guardan los objetos entre sí y con el propio cuerpo.
    Ritmo o control del movimiento.
    Motricidad gruesa: coordinación y control de movimientos del tamaño del propio cuerpo o superior, como por ejemplo, caminar, bailar, correr…
   Motricidad fina: coordinación y control de movimientos que abarcan menos tamaño, y la cual compromete las partes finas como dedos, pies y manos, como por ejemplo escribir, dibujar, recoger objetos muy pequeños…

Existen variedad de actividades que se pueden llevar a cabo tanto en casa como en el aula. Es esencial que estos ejercicios se desenvuelvan en un ambiente tranquilo, armonioso y afectivo, donde niños y niñas se sientan seguros y perciban nuevas formas de querer descubrir el mundo y la naturaleza que les rodea.

A continuación se proponen algunos ejemplos de actividades que podemos trabajar con los más pequeños:

1.    A caballito (para trabajar la lateralidad): por parejas se tendrán que desplazar por todo el espacio del aula o habitación. Un niño/a será el caballo (se pondrá a cuatro patas) y otro niño/a será el jinete (se sentará encima a horcajadas). Quien haga de caballo deberá llevar los ojos vendados y el jinete deberá indicarle, a través de distintos signos, hacia dónde debe ir. Los signos serían: tirón de oreja derecha para ir hacia la derecha; tirón de oreja izquierda para ir hacia la izquierda; tocar la nuca para ir hacia atrás; tocar la frente para ir hacia delante; tocar la espalda para pararse.
2.    Pelota caliente (para trabajar la estructuración espacio-temporal): en un espacio delimitado, se divide el grupo en dos equipos y se coloca cada uno en cada mitad del campo. Los jugadores tendrán que golpear, lanzando la pelota, y siempre sin hacer daño, a los componentes del equipo contrario. El objetivo es que niños y niñas sepan comprender la relación espacial entre la pelota y el propio cuerpo.
3.    El juego de las sillas (para trabajar el ritmo y el control del movimiento): se colocan las sillas en forma de círculo y los jugadores se colocan fuera de él. Una persona controla la música y decide cuándo empieza a sonar y cuando pararla. Los niños y niñas tienen que dar vueltas alrededor del círculo al ritmo de la música. Cuando la encargada de la música la detiene, estos/as tienen que sentarse en una silla que vean libre y quien se quede sin silla se eliminaría. Luego se quita una silla del círculo y se repite el juego. Cuando sólo quede una silla y dos jugadores, el que consiga sentarse ganará la partida.
4.    Plastilina y recortes (para trabajar la motricidad fina): crear bandas con plastilina encima de un folio, primero en línea recta, luego curvas, luego círculos o figuras de letras. El niño o niña tendrá que recortar esas formas sin salirse.

0
“¿Te ha parecido interesante este artículo? ¡Dale a me gusta!