El Cubo de Rubik en las aulas como elemento potenciador de la inteligencia espacial y lógico-matemática.

Rafael Garcia Morales

Publicado el 21/05/2017 15:05

Nos encontramos ante lo que podría ser una innovación en cuanto a la introducción de este material didáctico en los centros. Centrándonos en la teoría de Howard Gardner, de cara al trabajo de la inteligencia espacial y lógico-matemática, este clásico juguete ayuda al desarrollo de estos items. Más allá del uso del tangram, ábaco, las damas y ajedrez, el Cubo de Rubik esconde entre sus piezas un gran potencial inexplorado en el ámbito escolar, y por supuesto supone un objeto mucho más cómodo con el que trabajar al tratarse de una sola pieza compacta y muy atractiva gracias a su colorido.

Precisamente fue inventado por un escultor, arquitecto y diseñador de la Escuela de Artes Comerciales de Budapest, Erno Rubik, en los años 70 como una especie de maqueta para enseñar de una forma más amena, interesante e innovadora a sus alumnos de arquitectura las tres dimensiones del espacio de cara a facilitar el trabajo espacial. Queda patente la importancia de las inteligencias múltiples, pues casi una década antes de que Howard Gardner formulara su más famosa teoría ya Erno Rubik se encontraba trabajando la inteligencia espacial y lógico-matemática entre sus pupilos sin saberlo.

Existen numerosos estudios que demuestran las múltiples ventajas que el cubo proporciona al alumno en edades tempranas de desarrollo intelectual y psicomotriz, entre las que destacan una mejora de la inteligencia espacial, visualización y resolución de problemas, toma de decisiones, creación y ejecución de estrategias...

Los aficionados que ya tienen conocimientos avanzados relatan cómo progresivamente durante su aprendizaje fueron siendo conscientes de que la dificultad de resolver el cubo y comprender todo lo relacionado con él iba siendo aparentemente menor, falsa percepción que nos muestra como sus inteligencias estaban progresando positivamente para enfrentar y resolver problemas de una forma mas sencilla y óptima. Ante esto solo queda saltar hacia retos muchos mayores que antes se verían imposibles (resolver varios cubos a ciegas, resolver un cubo mientras se hacen malabares, resolverlo ante un espejo viendo el reflejo del revés...), llevando el rendimiento de las citadas inteligencias a niveles muy superiores.

Cabe también citar el hecho de que los actuales campeones mundiales y personas mas distinguidas en el mundo del cubo empezaron a aficionarse desde niños, y todos ellos se declinaron por orientar su futuro profesional al entorno científico. Feliks Zemdegs, actual campeón del mundo, estudia economía. Mats Valks, tercero del mundo, se ha licenciado en análisis de mercado y ha obtenido una beca en Nanyang Technological University. Berta García, tercera persona del mundo más rápida en resolver el cubo a ciegas, se inclina por licenciarse en matemáticas. Jessica Fridrich, inventora del método más usado hoy en día, es ingeniera electricista y autodidacta del cálculo diferencial e integral, profesora en la Universidad de Binghamton, Nueva York. Estos solo son unos ejemplos de cómo la afición temprana al cubo tiende a un futuro basado en profesiones muy técnicas relacionadas fundamentalmente con las matemáticas.

También, al tratarse de un elemento generalmente individual, el alumno es consciente de sus aciertos y errores, corrigiendo y asumiendo estos últimos y motivándose por los primeros, compartiendo estas características con el ajedrez.

Durante el aprendizaje de todos los algoritmos que componen su resolución se trabajan múltiples aspectos de la mente del alumno, tales como la memoria, razonamiento, optimización de algoritmos (con la práctica el alumno se percatará de que existen métodos mas óptimos para llegar a la solución), y por supuesto la inteligencia espacial tanto en 2D como en 3D, punto crítico para resolverlo. Incluso yendo a un punto de dificultad añadida el alumno podría proponerse conocer otros alternativas de Cubos de Rubik.

Por otra parte, también es totalmente compatible su uso en la asignatura de matemáticas, donde podemos emplearlo para sumas, restas, multiplicaciones y divisiones haciendo uso de las diferentes pegatinas de los seis colores que componen el cubo, incluso puede ser usado en el estudio de las diferentes formas geométricas, pues son muchas las variantes que existen del Cubo de Rubik (cubos, esferas, dodecaedros, tetraedros, octaedros, icosaedros...). Cada uno es diferente al anterior pero los enlaza una misma lógica-matemática. En cursos más avanzados (ESO y bachillerato) podríamos ir introduciendo conceptos como permutaciones, orientaciones, estadística, probabilidad, algoritmos, números factoriales...

Holly Riehl, norteamericana experta en juguetes educativos, encabeza el programa internacional "You can do the Rubik's Cube", propuesta pionera que acerca a las aulas este material didáctico con la finalidad de servirse de él en todo lo citado anteriormente, incluso de seguir explorando sus posibilidades para así sacarle mas partido. También ofrece charlas a los docentes interesados para orientarlos y prepararlos en el uso de este útil recurso didáctico.

Todos los profesores involucrados en este programa suben constantemente a la web los materiales didácticos que van creando con la idea de formar una comunidad alrededor del mundo con una base de datos común. En ella pueden encontrarse de forma gratuita multitud de recursos educativos de numerosas asignaturas, girando todo en torno al Cubo de Rubik como elemento didáctico.

Son ya varios centros educativos estadounidenses los que han apostado por la inserción del cubo en las aulas, aunque en España a día de hoy, mayo de 2017, solo ha habido un colegio, Colegio Bilingüe Altasierra, en Espartinas (Sevilla), que ha acogido un campeonato oficial a nivel internacional homologado por el organismo que regula todo lo relacionado con ello, la World Cube Association.

Con todo lo anteriormente expuesto en este artículo, el alumno podrá percatarse con el tiempo y la experiencia de que no hay metas imposibles sino caminos difíciles, los cuales una vez se enfrentan con ganas, esfuerzo, ilusión y trabajo son superados de forma satisfactoria, mejorando así las ansias de superación personal, comparables con futuras metas laborales, trabajando la formación integral del alumno: conceptual, procedimental y emocional.

En definitiva, nos encontramos ante un instrumento didáctico clásico, que la gran mayoría de nosotros conocemos, pero quizás por un desconocimiento o dificultad aparente hace que no veamos la gran utilidad que tiene para las diferentes materias, haciendo del aprendizaje lógico-matemático una diversión para los escolares.

Rafael García Morales.
Profesor del Colegio Bilingüe Altasierra.

Referencias:

http://www.e3cubestore.com/puzzles-and-brain-development/
https://cityroom.blogs.nytimes.com/2009/11/16/learning-math-from-the-rub...
http://www.wcsfoundation.org/projects/innovative-learning/rubiks-cube-club/
https://www.chalkstreet.com/article/solve-rubiks-cube-for-a-better-menta...
https://www.youcandothecube.com/blog/puzzling-science-using-the-rubiks-c...
https://www.youcandothecube.com/educators/where-weve-been/
https://www.usnews.com/news/blogs/stem-education/2011/10/27/rubiks-cube-...

612